Iraq: 100 días de gobierno y nada ha cambiado

Iraq: 100 días de gobierno y nada ha cambiado
Muzna Abdalá
11 de junio de 2011

Edición de IraqSolidaridad

Las voces de los socios políticos se alzaron cuando el barco del compromiso gubernamental con las reformas se acercó a su último puerto, el número cien, sin resultados que mencionar, como era de prever.

El Consejo Supremo Islámico en Iraq (CSII) trató de salvarse aduciendo que en esos cien días no se había presentado nada digno de mención y que no se podía reformar el gran desastre de la vida iraquí, teniendo en cuenta que en las últimas elecciones ellos han sido los grandes perdedores, tras el Partido Islámico. ¿Por qué tendrían que llevar el peso de las acciones y las promesas de otros? EL CSII retiró del Consejo de la presidencia a su representante sin competencias, alegando con argumentos teórico-religiosos que el citado Consejo suponía una carga para el Estado iraquí, y cuyos fondos necesitan los ciudadanos en esta situación difícil.

No obstante, el CSII no explicó por qué retiraba a Adel Abdelmehdi de un cargo sin competencias –cuando fue nombrado hace escasos días– y sin embargo no ha destituido a sus ministros que no han logrado hacer funcionar sus ministerios en esos cien días, aun teniendo competencias plenas y siendo responsables de la situación. ¿Por qué su líder, Ammar al Hakim, sigue haciendo público su apoyo al gobierno de Maliki a pesar de simular que está de parte del pueblo, cuando sabe que éste ha dado la espalda al gobierno de Maliki?

Al Iraquiya, como acostumbra, abrió fuego con las declaraciones de sus muchos portavoces alabando su lista nacionalista, a sus líderes, su interés por el futuro del pueblo y de la nación y su decisión de renunciar a lo que electoralmente se merecían para evitar la destrucción total del proceso político, acusando al resto de no cumplir ni con las fechas ni con las obligaciones; de desentenderse del principio de asociación nacional (fijado en el libro sagrado de Arbil), del consejo de seguridad nacional, dividido según los criterios del líder de la lista, y de obstaculizar el articulado de Masuud Barzani para el diálogo nacional.

Su último mensaje dirigido a Maliki, al embajador estadounidense y a Naciones Unidas fue que renunciarían responsabilidad política de forma inminente al no participar en las decisiones políticas del país, la única razón del deterioro de la situación y de que no se hubiera avanzado en cien días. No obstante, y según su portavoz: “[…] eso no significa que renunciemos o nos retiremos del proceso político”.

¿Hay mayor oportunismo, mayor manipulación de las palabras? Si esta lista ha sido víctima de la marginación y del robo electoral y político, ¿por qué no anuncia el fin de su participación en la totalidad del proceso político? ¿Por qué comerciar con los votos de quienes siguen siendo víctimas de la terrible situación en Iraq? En cuando a la Corriente de al-Sáder (que lanzó todo tipo de insultos y los calificativos más abominables contra Maliki antes de la formación del gobierno, y que juró que no le permitiría hacerse con una segunda presidencia) acabó apoyándolo bajo el pretexto de que su líder intentaría reconducir su política, después de que el referente religioso de Qom y Teherán decidiera que la ayuda a la doctrina chií exigía respaldar a Maliki. Es este y no otro el motivo por el que la Corriente de al-Sáder ha intentando encubrir el fracaso de Maliki y de su gobierno en contra del deseo de sus bases.

Por su parte, Maliki, con experiencia en aferrarse al poder y en jugar las cartas del sectarismo, la religión, la nación, la tribu y el mando supremo de las Fuerzas Armadas para mantenerse en el poder, ha instruido a sus portavoces para que declaren que los cien días de gobierno “[…] han servido para hacer una valoración, pero la solución de los problemas requiere más tiempo”.

Esa fue la lógica de Zain al Abidin Ben Ali y Hosni Mubarak cuando intentaron culpar del fracaso a ministros y consejeros, pidiendo un nuevo plazo para mantenerse en el poder y así auto exculparse. Sin embargo, el pueblo árabe les dijo que tenían que irse y empezar a rendir cuentas, ellos y sus acólitos. ¿Seguirá el pueblo iraquí el ejemplo de sus hermanos de Túnez y Egipto?

Nuestro pueblo iraquí no es el laboratorio de pruebas de un proceso político fracasado ¿Por qué tenemos que sufrir el fracaso de los ministros incompetentes al frente de ministerios al servicio del ciudadano? ¿Tenemos que dejar nuestro destino en manos de ignorantes y ladrones porque no quedan científicos y personas competentes que gestionen el Estado? [1].

Hoy creemos que la apuesta es el pueblo y su impresionante revolución que comenzó con las manifestaciones del pasado 25 de febrero y que todavía continúan [2]. Si el poder ilícito detiene manifestantes, se enfrenta a ellos con fuego real y los asesina, corta carreteras e impide la libre circulación y el trabajo de los periodistas [3]; si el gobierno atemoriza a los manifestantes y emplea los servicios secretos para perseguirlos, el gobierno debe esperar sorpresas y debe saber que la opinión pública y la calle árabe está con ellos.

Nuestra postura es la autodefensa y, como nación alejarnos del sectarismo la división étnica utilizando para ello todos los medios pacíficos que la ley permita porque ya no permitiremos que nos sigan robando nuestras riquezas y que sigan construyendo sus imperios financieros a costa del futuro de nuestros hijos; no vamos a permitir que sigan poniendo a asesinos en libertad, que nuestros hijos se alimenten de la comida que ellos no quieren ni para los animales. Por eso nuestra determinación es la de continuar luchando por nuestro derecho a una vida diga.

El plazo dado de cien días ha finalizado sin resultados destacables, lo que indica que nuestra postura es la correcta y así seguiremos hasta el final.

Notas:

1.- Véase lista de docentes universitarios iraquíes asesinados desde el inicio de la ocupación. Iraqsolidaridad, disponible en: http://www.iraqsolidaridad.org/2004-2005/docs/represion_11-11-05.html
2.- Véase Revolución bajo ocupación: el levantamiento popular iraquí de 2011, disponible en: http://www.iraqsolidaridad.org/2011/docs/revolucion_bajo_ocupacion.html
y véase también Visita al Estado Español de Udey al-Zeidi, dirigente de las revueltas de los jóvenes en Iraq, disponible en: http://www.iraqsolidaridad.org/2011/docs/gira_uday.html
3.- Véase Naciones Unidas califica de violación de los Derechos Humanos la actuación del gobierno iraquí frente a los manifestantes, disponible en: https://iraqsolidaridad.wordpress.com/2011/03/04/naciones-unidas-califica-de-violacion-de-los-derechos-humanos-la-actuacion-del-gobierno-iraqui-frente-a-los-manifestantes/

Una respuesta to “Iraq: 100 días de gobierno y nada ha cambiado”

  1. Algunas claves sobre la primavera iraquí « Palabras Despiertas- MLC Says:

    […] de Uday Al-Zeidy, uno de sus dirigentes y sus afirmaciones al respecto. 4.- Muzna Abdalá, Iraq: 100 días de gobierno y nada ha cambiado, IraqSolidaridad, 11 de junio de 2011. 5.- Sobre la influencia de Irán en Iraq véase Pedro Rojo, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: