Refugiados iraquíes: El miedo no cesa

Refugiados iraquíes: El miedo no cesa

Jalid al-Ansary
Reuters, 19 de junio de 2011

Editado por IraqSolidaridad

Jasim Jubayer al-Ugaili recuerda con evidente dolor la noche en la que él y su familia huyeron de su casa situada en el oeste de Iraq, llevándose la carta amenazante que los hizo tomar esa decisión: “O se van en 72 horas o mueren”.

Sólo entre 2006 y 2007 se estima que 1,5 millones de iraquíes tuvieron que abandonar sus casas durante la brutal masacre sectaria que acabó con la vida de decenas de miles de personas en esos años.

El Gobierno pretende acabar con los desplazamientos para finales de este año, ya sea reubicando de forma permanente en nuevas casas a los iraquíes refugiados o regresándolos a sus antiguos hogares, sin embargo, para muchos de los que huyeron, la decisión es simple: “No volveré a mi antigua casa. Si regreso me matarán”, dice Ugaili, shií de 60 años.

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) dijo que el conflicto sectario que enfrenta a musulmanes shiíes y sunníes produjo la peor crisis humanitaria en Oriente Próximo desde 1948. Aquel año, unas 700.000 personas, la mitad de la población árabe de los territorios palestinos, huyó o fue forzada a dejar sus casas tras la creación del Estado de Israel.

Según ACNUR, del millón y medio de personas desplazadas en el interior de Iraq, medio millón están alojadas en campamentos u ocupando edificios públicos, según ACNUR. En Bagdad, unas 200.000 personas viven repartidas en 120 campamentos.

El Gobierno iraquí dice que 250.000 familias huyeron de sus hogares en 2006 tras el bombardeo de la mezquita de Askari en Samarra, un incidente considerado un hito en el conflicto sectario que hundió a Irak en una guerra civil.

Ugaili vivía en el enclave shií de Haswa, en un distrito predominantemente suní de las afueras de Bagdad. Dijo que vendió su casa por un cuarto de su valor y que se mudó a un terreno en el distrito shií de Chukook, al norte de Bagdad, donde construyó una pequeña casa de ladrillos, techada con esteras de juncos y láminas de plástico y abrió un negocio de venta de alfombras de nylon y productos de plástico para el hogar y ropa para niños. “¿Por quién habría de regresar? ¿Debemos caminar hacia una muerte segura por nuestra cuenta?”, pregunta Mohamed, el hijo de Ugaili, de 18 años.

Incentivos en efectivo

El Gobierno espera que algunas de las tres mil familias ubicadas en el nuevo barrio donde vive Ugaili regresen a sus casas y les está ofreciendo 3.500 dólares a cada una para ayudarlos a trasladarse. Sólo en una de las oficinas del gobierno para los esplazados, ubicada al este de Bagdad, se han inscrito 44.000 familias, un 80 por ciento de las cuales dejó sus barrios en la capital iraquí.

Safa Hamza, el encargado de la oficina, espera que cinco mil de esas familias retornen a sus casas dentro de dos meses. “Es un incremento del 400 por ciento respecto al año pasado. Algunas zonas se han vuelto estables”, dice el empleado del gobierno.

Asghar al-Moussawi, viceministro de Migración y Desplazamiento de Iraq, dijo que más de 52.000 familias desplazadas internamente ya habían regresado a sus casas, en su mayoría de Bagdad, y se esperaba que muchas más regresen pronto, a medida que mejore la seguridad.

Si bien las familias en Bagdad están regresando a casa ha habido menos retornos en la provincia de Nineve, al norte del país, aún considerada un foco de Al Qaeda. Algunos de los iraquíes que huyeron al extranjero también están regresando debido a los problemas en Oriente próximo. Unas 300 familias retornaron recientemente desde Siria, Yemen, Libia y Egipto, dijo Moussawi.

Algunos se sienten alentados por los incentivos ofrecidos. El Gobierno y organizaciones no gubernamentales internacionales están ofreciendo a quienes regresen a sus casas de 1.200 a 1.600 dólares para ayudarlos a encontrar empleo, pero tales incentivos no sirven de consuelo para Kareem Mohammed al-Rikabi, un carpintero shií de 48 años que vivió en el barrio Haswa durante 18 años y no tiene pensado regresar.

“Estoy seguro de que si regreso, mi destino será igual que el de aquellos que lo intentaron y murieron”, dice al-Rikabi.

Fuente: http://lta.reuters.com/article/worldNews/idLTASIE75H04620110618?pageNumber=4&virtualBrandChannel=0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: