Crímenes contra la humanidad cometidos en Iraq y no denunciados (I): La responsabilidad internacional y las ejecuciones masivas

Si quieres escuchar el texto pulsa play. Descargar audio.

Crímenes contra la humanidad cometidos en Iraq y no denunciados (I): La responsabilidad internacional y las ejecuciones masivas
Extracto de la Carta abierta a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de Naciones Unidas

Documento completo en PDF

Dirk Adriaensens*
Tribunal BRussells, 8 de febrero de 2012
IraqSolidaridad, 5 de marzo de 2012

Traducido y editado por Paloma Valverde para IraqSolidaridad y Tribunal BRussells

Estimada señora Pillay:

El pasado 24 de enero usted afirmó sentirse “conmocionada” por las información de que 34 personas, entre las que se contaban dos mujeres, habían sido ejecutadas en Iraq el 19 de enero. Sus palabras textuales fueron: “[…] Ni siquiera habiéndose observado los procedimientos más escrupulosos de un juicio legal, esto dejaría de ser un número terrorífico de ejecuciones llevadas a cabo en un solo día” “[…] Dada la falta de transparencia en los procedimientos judiciales, la tremenda preocupación sobre el debido proceso y la legalidad de los juicios, así como el amplio espectro de delitos a los que se aplica la pena de muerte en Iraq, el número de ejecuciones es verdaderamente escandaloso” “[…] Más preocupante aún, es […] el hecho de que existen casos bien documentados de que las confesiones a los reos se han logrado mediante la tortura […] Yo apelo al gobierno iraquí para que ponga en marcha, de manera inmediata, una moratoria sobre la pena de muerte.”

Ese mismo día en el que usted realizó esas declaraciones, un juez militar estadounidense sentenció a un máximo de 90 días en prisión y a una multa reducida a un jefe de brigada de los marines, que se había declarado culpable de crímenes de guerra por el asesinato de 24 civiles iraquíes en Hadiza. Además, por haberse declarado culpable, el sargento Frank G. Wuterich no podrá prestar sus servicios en el ejército durante un tiempo.

Nos preguntamos si usted se conmocionó cuando leyó este veredicto. ¿Considera usted que esta sentencia fue un ejemplo de ‘transparencia’ en los procedimientos judiciales? ¿No estuvo absolutamente preocupada por el debido proceso y la justicia de los procedimientos en este caso? Suponemos que sí, por lo tanto, nos preguntamos ¿por qué su oficina no emitió un comunicado de condena al gobierno estadounidense?

Responsabilidad

Usted podría haber puesto el acento en la importancia de los mecanismos legales y políticos que hacen responsables de sus acciones tanto a los individuos como a los gobiernos. Estados Unidos se niega a aceptar esta responsabilidad, mientras que pide al resto del mundo que sea responsable de los crímenes que haya cometido.

Hasta el momento, no se ha responsabilizado a ningún alto cargo estadounidense por las políticas de Estados Unidos que han provocado los crímenes cometidos en Iraq o por las mentiras con las que se inició la guerra contra Iraq.

Once iraquíes en peligro de ser ejecutados

Según su propia nota de prensa, se cree que desde 2004 el número total de personas sentenciadas a muerte en Iraq, es cercano a las 1200. En realidad, el número total de personas ejecutadas desde entonces se desconoce. En Iraq, la pena de muerte se puede aplicar por 48 delitos, entre los que se encuentran una serie de delitos menores como, por ejemplo y en determinadas circunstancias, daños contra la propiedad pública.

El 28 de mayo de 2011 Amnistía Internacional publicó su informe anual, que concluye afirmando: “[…]Los tribunales sentencian a la pena de muerte tras juicios sin el proceso debido y, al menos, hay 1300 personas en el corredor de la muerte.

‘Cercano a 1200’, ‘al menos 1300’, ¿a quién le importan cien iraquíes más o menos en el corredor de la muerte? Nosotros sabemos que las vidas de los iraquíes son menos importantes que un barril de petróleo a los ojos de la durmiente comunidad internacional y del arrogante gobierno iraquí, que constantemente aporta cifras incorrectas a la oficina que usted dirige. Pero al pueblo iraquí sí le importa y no olvidará las injusticias que con él se están cometiendo.

Ríos de sangre: las filtraciones de Wikileaks

El 26 de octubre de 2010, usted urgió a Iraq y a Estados Unidos a investigar las acusaciones de tortura y los asesinatos extrajudiciales revelados por los documentos de Wikileaks sobre el conflicto iraquí. Usted exigió que las tropas estadounidenses fueran debidamente investigadas. El informe reveló que Estados Unidos había entregado a cerca de 9.000 detenidos a las autoridades iraquíes, a pesar de los cientos de informes que documentaban la comisión de tortura contra los detenidos por las fuerzas de seguridad iraquíes.

El 3 de noviembre de 201, en la sesión informativa especial celebrada en Ginebra sobre la violación de los Derechos Humanos cometidos por Estados Unidos fuera de su territorio, yo me dirigí a usted y le dije lo siguiente: “[…] Estamos muy sorprendidos con estas declaraciones. ¿Considera el Alto Comisionado apropiado que los criminales investiguen sus propios crímenes? Wijdan Kiyail, ministro iraquí de Derechos Humanos,  ha pedido que se juzgue a Julian Assange en lugar de investigar los crímenes que éste denuncia […] es imprescindible una investigación internacional bajo los auspicios del Alto Comisionado de Derechos Humanos. Aún estamos esperando su respuesta.

Tres días después de que los documentos se filtraran, el Consejo Nacional de Seguridad Iraquí acordó establecer un comité intergubernamental para examinar las pruebas sobre la permanente comisión de torturas y los asesinatos extrajudiciales perpetrados por los servicios de seguridad del Estado. ¿Se sabe algo desde entonces a este respecto? Nosotros no, desde luego.

En el cénit de la retirada de las tropas, las detenciones masivas se produjeron por todo Iraq. Las fuerzas de la policía en Basora han detenido, desde principios de 2011 hasta el 25 de junio del mismo año, a 2312 personas. A la mayoría de los detenidos se los acusó de delitos penales, así como de actividades terroristas. Cientos de personas más han sido detenidas en los meses subsiguientes en diferentes provincias iraquíes. […]

*Dirk Adriaensens es miembro del comité ejecutivo del Tribunal BRussells.

Texto completo disponible en español  y en inglés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: