La justicia de los vencedores en Iraq: El terrible asesinato de Estado de Abed Hamid Hamoud

Felicity Arbuthnot*
Global Research, 10 de junio de 2012

Traducido por Beatriz Morales Bastos
Editado por IraqSolidaridad

“No quedó honor; fluía la ruina, la guerra y la sangre […], la tristeza, el odio y el reino de la destrucción arbitraria”
(Rachid Taha*)

A través de una fuente impecable (que permanece anónima por razones obvias) se han dado a conocer impactantes detalles de la ejecución en Bagdad el jueves 7 de junio, de Abed Hamid Hamoud, ex secretario personal y ayudante del presidente Saddam Hussein.

Abed Hamid Hamoud, cuarta figura del criminal e infantil juego de cartas creado por los estadounidenses en 2003 con la lista del gobierno soberano de Iraq, estaba encarcelado desde junio de 2003 tras haber sido detenido por las fuerzas de ocupación estadounidenses.

En octubre de 2010 fue condenado a muerte junto con Tareq Aziz, ex primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores, y con Sadoun Shakir, ex jefe de la inteligencia. Su ejecución hace aumentar el temor a la inminente ejecución de estos dos últimos.

“[…] Lo que usted no sabe es que Abed Hamid Hamoud fue llevado a su ejecución pensando que lo llevaban a un examen médico. El gobierno iraquí ni siquiera lo notificó a su familia o a sus parientes, ni llegó a ningún acuerdo con ellos para entregarles el cuerpo” afirma la fuente.

Una espeluznante observación tanto de británicos como de estadounidenses acerca del ‘Nuevo Iraq’ es que el gobierno de Maliki está “[…] Tan decidido a llevan a cabo venganzas que se ha saltado la formalidad de comunicar a la persona concernida que la llevaban a ejecutar”.

A la luz de este acto atroz hay una gran preocupación por la suerte tanto de Tareq Aziz como de Sadun Shakir. Ambos fueron condenados a muerte en el mismo juicio.

El secretario de prensa del primer ministro Nuri al Maliki declaró a principios de este año que ejecutarían a Tareq Aziz. “[…] Y ahora que han acabado las formalidades ya no hay nada que pueda detenerlos.

“[…] El mundo debe saber lo que estas personas han hecho y lo que estoy seguro que harán, Dios no lo quiera, en un futuro inmediato”, concluye con desolación nuestro contacto, al tiempo que solicita que se haga presión “[…] para detener lo que están planeando hacer” en el caso de Tareq Aziz, Sadun Shakir y muchas otras personas.

Amnistía Internacional en Estados Unidos [1] ha calificado de ‘alarmante’ la cantidad de ejecuciones en Iraq y ha señalado que al menos siete personas ya han sido ejecutadas en la primera mitad de este año.

En enero, treinta y cuatro personas fueron ejecutadas en un mismo día [2] en un mismo día, una cifra que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay calificó de “espeluznante” y añadió: “[…] Dada la falta de transparencia en los procedimientos judiciales, la tremenda preocupación sobre el debido proceso y la legalidad de los juicios, así como el amplio espectro de delitos a los que se aplica la pena de muerte en Iraq, el número de ejecuciones es verdaderamente escandaloso”. [3]

“[…] Más preocupante aún”, afirma Pillay es que “[…] No tenemos ninguna información de que se haya conmutado la pena a ninguna persona que estuviera en el corredor de la muerte, a pesar del hecho de que existen casos bien documentados de que las confesiones a los reos se han logrado mediante la tortura”.

La declaración de Amnistía Internacional recuerda: “[…] La pena de muerte, que es la máxima negación de los derechos humanos, nunca se debería aplicar, sea cual sea la gravedad del crimen [cometido]. […] El actual gobierno iraquí debería demostrar una clara ruptura con el pasado siguiendo la tendencia global de abandonar la pena de muerte”.

Iraq se convirtió en signatario de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948, incluyendo la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Castigos Crueles, Inhumanos o Degradantes [4].

En la revisión periódica de Iraq hecha por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en febrero de 2010 las recomendaciones fundamentales fueron que se estableciera una moratoria de la pena de muerte con vistas a abolirla. A la revisión asistía, casi mudo, quien Iraq denomina irónicamente “Ministro de Derechos Humanos” [5].

Habría que indicar que bajo la ocupación de Iraq y bajo dictado estadounidense se revisó completamente todo el sistema judicial iraquí. Bajo ocupación es ilegal cambiar cualquier punto de la Constitución, por consiguiente, se podría argumentar legalmente que todo el sistema judicial es no solo inhumano sino ilegal.

Irónicamente, el partido Dawa de Maliki intentó asesinar a Tareq Aziz y a Saddam Hussein en Dujail en 1982. Maliki está claramente decidido a eliminar sin piedad a quienes conocen una larga, asesina y desestabilizadora historia. La legalidad está condenada.

A pesar de todo, se presenten como se presenten estos crímenes, como el linchamiento de Saddam Hussein, ahora se están haciendo en nombre de los estadounidenses y británicos, que trajeron el ‘Nuevo Iraq’.

¿La mayor embajada estadounidense de planeta, la de Bagdad, seguirá permaneciendo en silencio mientras se lleva a cabo todo esto o bien frenará al primer ministro títere y recuperará cuando menos alguna apariencia de aquello que lo que se supone que representa Estados Unidos?

Notas de la autora e IraqSolidaridad:

1. Amnistía Internacional, Number of Iraqi Executions Alarming After Former Saddam Hussein Aide Hanged, 9 de junio de 2012.
2. Naciones Unidas condena la ejecución de 34 iraquíes el pasado 19 de enero, IraqSolidaridad, 24 de enero de 2012.
3.Respecto a las declaraciones de Pilla Navi, véase Dirk Adriaensens, Crímenes contra la humanidad cometidos en Iraq y no denunciados: Carta abierta a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de naciones Unidas, IraqSolidaridad, 5 de marzo de 2012.
4. Iraq and International Human Rights Declarations and Treaties
5. Human Rights Council’s Universal Periodic Review of Iraq, 6 de marzo de 2010.

* Felicity Arbuthnot es una destacada periodista británica que conoce de primera mano, por sus múltiples viajes a Iraq, la realidad del país. Ha recibido números premios por sus documentados artículos, entre ellos por su trabajo de documentación para el documental de John Pilger Paying the Price, Killing the Children of Iraq.
** Músico y letrista argelino, nacido en 1958

Fuente original en inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: