Iraq registra un gran aumento de defectos de nacimiento

Nuevos estudios relacionan este aumento con la acción militar de las fuerzas occidentales

22 de octubre de 2012

Sarah Morrison, 14 de octubre de 2012

Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Nadia Hindi

Forzado a asumir el papel de anfitrión de una de las batallas más sangrientas de la guerra de Iraq. Los hogares y negocios de Fallujah quedaron destrozadas, cientos de civiles iraquíes fueron asesinados. Sus habitantes cambiaron el nombre de su “ciudad de mezquitas” por el de “la ciudad contaminada” después de que EEUU lanzara dos grandes campañas militares hace ocho años. Hoy, un mes antes de que la Organización Mundial de la Salud revele su valoración sobre el legado de las dos batallas en la ciudad, un nuevo estudio informa sobre “[…] un asombroso aumento” de los defectos de nacimiento entre los niños iraquíes concebidos tras la guerra.

Se han registrado altas tasas de aborto espontáneo, niveles tóxicos por contaminación con plomo y mercurio y una espiral ascendente de defectos de nacimiento que van desde defectos congénitos del corazón, disfunciones celebrares, a malformación de las extremidades. Lo que es aún más inquietante es que parecen estar ocurriendo a un nivel cada vez mayor entre los niños nacidos en Fallujah, a unos 40 kilómetros al oeste de Bagdad.

Existe “[…] una evidencia clara” del vínculo entre el aumento del número de defectos y abortos y las agresiones militares, afirma Mozhgan Savabieasfahani, una de los principales autores del informe y toxicóloga ambiental de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan. Según la investigación, se han encontrado defectos similares en niños nacidos en Basora después de que las tropas británicas invadieran la ciudad.

Los marines de EEUU bombardearon Fallujah por primera vez en abril de 2004 tras la muerte de cuatro empleados de Blackwater, empresa de seguridad estadounidense. Sus cuerpos fueron quemados y arrastrados por las calles dejando colgados dos de los cadáveres desde un puente. Siete meses después, los marines asaltaron la ciudad por segunda vez en uno de los peores ataques aéreos desplegados en Iraq por EEUU. Más adelante, las fuerzas estadounidenses admitieron que habían utilizado proyectiles de fósforo blanco, aunque nunca se admitió el uso de uranio empobrecido, relacionado con altos indices de cáncer y defectos de nacimiento.

Los nuevos hallazgos, publicados en el Boletín de Contaminación Ambiental y Toxicología, refuerza la afirmación de que las municiones de EEUU y la OTAN utilizadas en el conflicto ha causado una extendida crisis sanitaria en Iraq. Estas son las últimas investigaciones que se suman a una serie de estudios que han sugerido una relación causal entre el bombardeo y el aumento de defectos de nacimiento. Sus resultados preliminares de 2010 impulsó a la OMS a que investigara la incidencia de defectos de nacimiento en la zona centrándose en nueve localizaciones de “alto riesgo”, entre las cuales se encuentran Fallujah y Basora. Se espera que el informe de la OMS, cuya publicación está prevista para el próximo mes, muestre un aumento de los defectos de nacimiento después del conflicto. Se espera que la OMS haga un llamamiento de estudios adicionales para determinar las causas precisas, haya donde se encuentre una alta prevalencia de casos.

El estudio más reciente reveló que más de la mitad de todos los bebés objeto del estudio nacieron con defectos de nacimiento en Fallujah entre 2007 y 2010. Antes del asedio, esta cantidad se reducía a uno de cada diez casos. Antes del comienzo del nuevo milenio, los bebés que nacieron con algún defecto suponían menos del 2% . Más del 45% de todos los embarazos objeto de la investigación terminaron en aborto involuntario en los dos años siguientes a 2004, frente a sólo un 10% de casos previos a los bombardeos. Entre 2007 y 2010, uno de cada seis embarazos finalizó en aborto involuntario. La nueva investigación, además de analizar las historias clínicas de 56 familias en Fallujah, también examinó los nacimientos en Basora al sur de Iraq, atacada por las fuerzas británicas en 2003. Los investigadores encontraron más de 20 bebés de cada mil nacidos con defectos en el hospital de maternidad de Basora en 2003, una cifra 17 veces superior a la registrada una década antes. En los últimos siete años, el número de bebés nacidos con malformaciones aumentó en más de un 60%; actualmente, 37 de cada mil nacen con defectos.  

Los autores del informe vinculan el creciente número de bebés con defectos de nacimiento en las ciudades a una mayor exposición a los metales liberados por las bombas y las balas usadas en las últimas dos décadas. Los científicos que estudiaron muestras de cabello de la población de Fallujah encontraron que los niveles de plomo eran cinco veces superiores en el cabello de niños con defectos de nacimiento que en otros niños; igualmente, los niveles de mercurio eran seis veces más altos. Los niños con malformaciones en Basora tenían tres veces más plomo en los dientes que los niños que viven en las zonas no afectadas.

Savabieasfahani afirma que, por primera vez, hay una “[…] huella de metal en la población” y que  existe una “[…] evidencia convincente que relaciona el aumento asombroso de los defectos de nacimiento de iraquíes con la contaminación por metales neuro-tóxicos tras los repetidos bombardeos de las ciudades iraquíes”. Definió esta “epidemia” como una “[…] crisis de salud pública”.

“[…] La exposición intrauterina a contaminantes puede cambiar drásticamente el resultado de un embarazo normal”. Igualmente, “[…] los niveles de metales que vemos en los niños con defectos de Fallujah indica claramente que los metales están implicados en la manifestación de malformaciones en los nacimientos de estos niños”. “[…] El bombardeo masivo y repetido de estas ciudades está claramente implicado. No tengo conocimiento de ninguna otra fuente de contaminación por metales en estas áreas”. Añade, además, que probablemente los datos no son suficientemente representativos ya que muchos padres con hijos con defectos les ocultan de la vista pública.

Alastair Hay, profesor de toxicología ambiental de la Universidad de Leeds, dijo que las cifras presentadas en el estudio son “[…] absolutamente extraordinarias”.  Agregó además que “[…] la gente aquí estaría preocupada si hubiera un incremento de un 5% o un 10% [de defectos de nacimiento]. Si los casos en Fallujah se quintuplican, nadie lo puede ignorar; la ciudad está pidiendo a gritos una explicación y una investigación de las causas. Es razonable que haya un rápido aumento de la exposición al plomo y al mercurio si se filtran grandes cantidades de munición. Hubiera pensado, también, que un factor importante sería el estrés extremo bajo el cual la población ha estado sometida durante ese periodo; sabemos que eso puede causar importantes alteraciones fisiológicas”.

Un portavoz del Departamento de Defensa de EEUU afirmó que “[…] no tenemos conocimiento de ningún informe oficial que indica un aumento de defectos de nacimiento en Basora o Fallujah que puedan estar relacionados con la exposición a los metales contenidos en las municiones utilizadas por EEUU o sus aliados. Nos tomamos siempre muy en serio los problemas de salud pública relativa a cualquier población que ahora vive en un escenario de guerra. Artefactos sin detonar, incluso explosivos improvisados, son un peligro reconocido”.

Un portavoz del gobierno del Reino Unido dijo que no hay “[…] evidencia científica o médica fiable que lleve a confirmar un vínculo entre la munición convencional y los defectos de nacimiento en Basora” y agregó que “[…] todas las municiones utilizadas por las fuerzas armadas del Reino Unido   se enmarcan en el derecho internacional humanitario y son coherentes con la Convención de Ginebra”.

Savabieasfahani afirma que llevará a cabo un análisis de la presencia de uranio empobrecido en una muestra de niños una vez que la financiación se haya aprobado, y añade que “[…] necesitamos un amplio muestreo ambiental, de alimentos, agua, y aire para averiguar de dónde proviene la contaminación. Luego podemos limpiarlo. Actualmente estamos viendo que el 50% de los niños nacen con malformaciones, en pocos años podrían ser todos”.

Metales peligrosos

Plomo

Durante el embarazo, el plomo puede pasar al feto a través de los huesos de la madre, los niveles de plomo en la sangre materna y fetal son casi idénticos.  Los niños y, especialmente, los no natos son más susceptibles al plomo que los adultos. Según la OMS, a niveles altos de exposición, el plomo ataca el cerebro y el sistema nervioso central provocando estados de coma, convulsiones e incluso la muerte. Los niños que sobreviven a la intoxicación aguda por plomo, generalmente presentan defectos mentales y problemas de conducta.

Mercurio

La exposición al mercurio metálico, inorgánico u orgánico, pueden dañar permanentemente el cerebro, los riñones y el feto en desarrollo. El mercurio puede entrar en el aire, el agua y la tierra. Sus efectos nocivos pueden transmitirse de la madre al feto, lo que causaría daño cerebral, defectos mentales, ceguera, convulsiones, mudez y falta de coordinación.

Uranio empobrecido

Metal pesado y tóxico, el uranio empobrecido es lo que queda tras el proceso de enriquecimiento del uranio natural, ya sea para su uso en armas o para el combustible de un reactor.  Mientras  EEUU y Reino Unido reconocen que el polvo puede ser peligroso si se inhala, el jurado sigue deliberando cuando se trata de daños a largo plazo en las personas y sus hijos. Los científicos  sugieren que sus moléculas pueden alcanzar los espermatozoides y óvulos, aumentando la probabilidad de cáncer y daños genéticos.

 

Texto original en: http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/health-news/ iraq-records-huge-rise-in-birth-defects-8210444.html

3 comentarios to “Iraq registra un gran aumento de defectos de nacimiento”

  1. La OMS se niega a publicar el informe sobre cáncer y malformaciones congénitas en Iraq | América Says:

    […] Para más información véase Sarah Morrison, “Iraq registra un gran aumento de malformaciones congénitas”, blog de IraqSolidaridad, 14 de octubre de […]

  2. La OMS se niega a publicar el informe sobre cáncer y malformaciones congénitas en Iraq provocadas por el uso de munición recubierta con uranio empobrecido Says:

    […] Para más información véase Sarah Morrison, “Iraq registra un gran aumento de malformaciones congénitas”, blog de IraqSolidaridad, 14 de octubre de […]

  3. La OMS se niega a publicar el informe sobre cáncer y malformaciones congénitas en Iraq provocadas por el uso de munición recubierta con uranio empobrecido | América Says:

    […] Para más información véase Sarah Morrison, “Iraq registra un gran aumento de malformaciones congénitas”, blog de IraqSolidaridad, 14 de octubre de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: