Las presas de la Cárcel de Mujeres de Bagdad: entre la sarna y las violaciones

Agencia IBA, Bagdad, 23 de octubre de 2012

Traducido del árabe para Iraqsolidaridad por Pedro Rojo

El primer informe que se ha realizado sobre la situación de la Cárcel de Mujeres de Bagdad desvela que hay 31 condenadas a muerte por el artículo 4 sobre terrorismo. También deja al descubierto las torturas que han sufrido durante los interrogatorios tales como descargas eléctricas, palizas y violaciones. No solo han sido violadas por los interrogadores sino también por los policías que las custodiaron durante su traslado desde la cárcel de Al Tasfirat a la Cárcel de Mujeres de Bagdad. Dos de los miembros de la Organización Hamurabi, William Warda, presidente de la organización, y Pascal Warda, antigua ministra de Inmigración y Emigrantes, han visitado la prisión tras logar un permiso oficial. Tras la visita han denunciado que las condenadas a muerte padecen sarna y falta de cuidados sanitarios. Solo se les permite ducharse y cambiarse de ropa una vez al mes, lo cual empeora su estado de salud. La organización describe a los hijos de las presas que viven con sus madres como bombas de relojería que pueden estallar en cualquier momento, instando al Estado a tomar las medidas oportunas.

En el informe se puede leer que hay varias mujeres acusadas o sentenciadas por delitos comunes o prostitución, e incluso  sentenciadas a muerte, que viven con sus hijos en la cárcel, algunos de ellos bebés. Han contabilizado 21 niños viviendo dentro de la Cárcel de Mujeres de Bagdad, mientras que el número de reclusas, con edades comprendidas entre los 20 y 65 años, es de 414. En este número están incluidas las condenadas a muerte, entre las que hay una etíope y tres sirias. Todas las mujeres se quejan de la desatención y de los distintos tipos de violencia que sufren.

Pascal Warda, que dirigía la delegación que visitó la prisión, declaró que la situación de las presas acusadas de preparar atentados suicidas es denigrante pues viven en condiciones inaceptables. Warda ha denunciado que las reclusas padecen sarna, según pudieron ver claramente en sus cuerpos. Además de denunciar que únicamente las dejan ducharse y cambiarse de ropa una vez al mes, aclaró que muchas de las condenadas a muerte viven con sus hijos pequeños. Las edades de los niños oscilan entre meses y cuatro años. Dentro de la prisión no cuentan con ningún tipo de instalaciones tales como guarderías. Asímismo, hizo hincapié en que esta situación no se da en ninguna cárcel del mundo. Lo normal es que existan guarderías con cuidadores y expertos que colaboran en su educación. Aseguró que las condenadas a muerte mostraron a la delegación las marcas de las descargas eléctricas y las torturas recibidas durante los interrogatorios para extraerles confesiones a la fuerza. También se han quejado de haber sido violadas durante los interrogatorios y durante su traslado de la cárcel de Tasfirat a a la de Bagdad, además de ser constantemente humilladas.

Pascal Warda también ha explicado en sus declaraciones que el espacio de la celda es muy reducido, lo que obliga a las presas a dormir por turnos pues las celdas están muy saturadas. Sobre la cuestión de las violaciones en el interior de la prisión las reas han rechazado contestar a varias de las preguntas que les hicieron al respecto por miedo, aunque algunas de ellas sí indicaron que “nos compran y nos venden mofándose de nosotras” sin dar más detalles. En cuanto a la descripción de los hijos de las presas como ‘bombas de relojería’, William Warda, presidente de la organización, ha dicho que viven como sus madres, privados de libertad, no como el resto de niños, lo que afectará su desarrollo mental y social convirtiéndoles en futuros criminales.

Pascal Warda dijo que la visita solo duró unas horas, “[…] por lo que no pudimos hacer todas las preguntas pertinentes a las presas, pero sí recibimos respuestas claras y sin ambages a las preguntas que formulamos”.

Texto original.

.

Una respuesta to “Las presas de la Cárcel de Mujeres de Bagdad: entre la sarna y las violaciones”

  1. Hombres, mujeres y niños sufren tortura y violaciones de forma rutinaria en las prisiones iraquíes. Los culpables, impunes « Iraqsolidaridad Says:

    […] 1.- Véase Las presas de la Cárcel de Mujeres de Bagdad: entre la sarna y las violaciones […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: