Por su denuncia de las sanciones contra Iraq y del programa Petróleo por alimentos: Gilles Munier en el banquillo de los acusados

7 Jours, 12 de enero de 2013

Traducido del francés para IraqSolidaridad y Tribunal BRussells por Consuelo Delgado

Gilles Munier, ciudadano de Rennes que alcanzó notoriedad desde finales de los años setenta por su conocimiento de Iraq y después por su lucha contra el embargo, fue acusado por el juez Philippe Courroye en octubre de 2005 en el caso denominado “Petróleo por alimentos”, por “tráfico de influencias” y “corrupción de agentes públicos extranjeros”; en otras palabras, por “haber violado una resolución de la ONU”. La investigación de la brigada financiera no ha detectado enriquecimiento personal. Munier será juzgado en la sala de lo penal de París a partir del 21 de enero, junto con una docena de personalidades, entre ellas dos embajadores franceses: Charles Pasqua y Christophe de Margerie, dueño de la empresa Total. Demos un repaso rápido a este caso de luces y sombras.

Gilles Munier

Gilles Munier

En los meses anteriores a la primera guerra del Golfo (enero de 1990), Iraq fue sometido a un embargo internacional, que al final provocó una grave crisis humanitaria [1]. En 1996, Naciones Unidas se vio obligada a poner en marcha un programa especial, supuestamente más adaptado, denominado “Petróleo por alimentos”, según el cual los iraquíes mantenían el control de las compras de productos autorizados para su importación, pero el pago era efectuado por funcionarios de Naciones Unidas desde una cuenta bloqueada que se nutría de las ventas del petróleo iraquí, cuyo precio era fijado por Naciones Unidas [2].

Asfixiado financieramente, el Estado iraquí se volvió en un primer momento hacia las grandes compañías petroleras —especialmente Chevron, que entonces dirigía Condoleeza Rice, y que posteriormente fue secretaria de Estado con George Bush hijo—, pidiéndoles que se movieran entre bastidores para el levantamiento de las sanciones. Los camiones cisterna se llevaron el crudo, pero las compañías no intermediaron. Tras el fracaso de esta operación, Iraq se dirigió a empresas petroleras de menor importancia. Con el acuerdo de Tarek Aziz, viceprimer ministro iraquí, Gilles Munier consiguió que un comerciante petrolero francés —con la autorización del Ministerio de Asuntos Exteriores francés, del Ministerio de Defensa y de Naciones Unidas— financiase (con su propio margen de beneficios) a la asociación Amitiés franco-irakiennes, de la que Munier era secretario general desde 1985. Munier pudo así organizar conferencias internacionales, exposiciones, viajes de información a Iraq y publicar anuncios publicitarios contra el embargo en Le Monde y Herald Tribune. “[…] Todas mis actividades eran conocidas por la dirección de mi asociación y por los organismos franceses en París: los Ministerios de Asuntos Exteriores, de Economía y Hacienda, de Defensa, la DST [Dirección para la Vigilancia del Territorio], la DGSE [Dirección General de Seguridad Exterior], etc., porque no había nada secreto.”

Tres días en prisión preventiva
Fue necesario que el juez Courroye regresara de EEUU, ante la proximidad de las elecciones presidenciales a las que se presentaba su amigo Nicolas Sarkozy, para que varios miembros del supuesto lobby gaullista proiraquí fueran interrogados, imputados y luego liberados previo pago de una multa. A Gilles Munier, detenido durante tres días, le impusieron una fianza de 80.000 euros —rebajada a 50.000 gracias a su abogado Jacques Vergès— y, de regalo, la prohibición de salir del país francés. “[…] Courroye me ha arruinado la vida durante ocho años, me ha impedido llevar a cabo proyectos en otras facetas profesionales. Yo mismo he recibido amenazas de muerte…”, afirma.

Más allá de su caso, Gilles Munier espera que el proceso que se va a abrir permita recordar el ‘genocidio’ del que ha sido víctima el pueblo iraquí, “[…] pues sin estos centenares de miles de muertos —de los cuales un millón y medio son niños, según Naciones Unidas— no habría habido ningún caso «Petróleo por alimentos»”. Le gustaría saber también por qué la “justicia internacional” sólo se ha aplicado en Francia, por qué los traficantes del mercado negro de petróleo iraquí no han tenido nada que temer y por qué los investigadores de Naciones Unidas que seguían una pista que implicaba al ejército de EEUU no destaparon el escándalo ni azuzaron a los medios de comunicación cuando encontraron cerradas las puertas del Pentágono. Todo eso “[…] Quizá se deba a que era preciso castigar a Francia por haber votado contra la guerra [de Iraq] en Naciones Unidas en febrero de 2003; había que buscar chivos expiatorios y lograr elegir a un presidente proestadounidense. Así va el mundo…”, concluye Munier, un poco fatalista.
El proceso judicial habrá de durar tres semanas.

La CEOSI manifiesta su máximo apoyo y solidaridad a Gilles Munier, comprometido con la causa de Iraq desde siempre con la mayor honradez y dedicación.
¡Todos con nuestro compañero Gilles Munier!

Notas de IraqSolidaridad
1. Los dos máximos responsables de la implementación del programa petróleo por alimentos en Iraq, los diplomáticos de naciones unidas, con rango de Secretario general del organismo, Denis Hallyday y Hans von Sponeck dimitieron sucesivamente de sus cargos como denuncia al genocidio planificado de las sanciones y por la corrupción e inutilidad para la población iraquí del programa puesto en marcha supuestamente para aliviar a la población. El embargo duró 13 años y costó la vida de más de un millón y medio de iraquíes, medio millón de ellos niños, muchas veces por enfermedades que con una mínima profilaxis son inexistentes.

2. Sobre las sanciones y el programa petróleo por alimentos, véase Hans von Sponeck Autopsia de Iraq, Ed. De Oriente y del Mediterráno, Madrid, 2007

Texto original en francés

3 comentarios to “Por su denuncia de las sanciones contra Iraq y del programa Petróleo por alimentos: Gilles Munier en el banquillo de los acusados”

  1. Por fin se destapa la verdad: Gilles Munier absuelto por violar las sanciones genocidas contra Iraq | Iraqsolidaridad Says:

    […] Véase en IraqSolidaridad, “Por su denuncia de las sanciones contra Iraq y del programa petróleo por alimentos, Gilles Munier e…” y “El juicio de Gilles Munier o el juicio del embargo a […]

  2. Petróleo por alimentos: sorpresa, incertidumbre y nuevo juicio para algunos acusados. | Iraqsolidaridad Says:

    […] Sobre este proceso véase lo publicado hasta el momento en IraqSolidaridad: “Por su denuncia de las sanciones contra Iraq y del programa petroleo por alimentos, Gilles Munier en…“, IraqSolidaridad, 12 de enero de 2013; “El juicio de Gilles Munier  ¿O el junico del […]

  3. Sorpresa, incertidumbre y nuevo juicio para algunos acusados | América Says:

    […] Sobre este proceso véase lo publicado hasta el momento en IraqSolidaridad: “Por su denuncia de las sanciones contra Iraq y del programa petroleo por alimentos, Gilles Munier en…“, IraqSolidaridad, 12 de enero de 2013; “El juicio de Gilles Munier ¿O el junico del embargo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: