Archive for the ‘Tortura// Torture’ Category

Iraq ejecuta a 23 personas en dos días

7 octubre, 2013
Naharnet Newsdesk, 1 de octubre de 2013

IraqSolidaridad, 7 de octubre de 2013
Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos para Rebelión e IraqSolidaridad

Edición IraqSolidaridad

El ministro de Justicia iraquí afirmó el pasado miércoles [2 de octubre de 2013] que durante dos días del mes de septiembre Iraq ejecutó a 23  personas , la mayoría de ellas condenadas por delitos de terrorismo. 

Un portavoz del ministro señaló que 20 de las 23 personas eran o bien miembros de al-Qaeda o personas implicadas en delitos de terrorismo, mientras que tres de ellas fueron condenadas por ‘delitos’ no especificados.

Las ejecuciones se llevaron a cabo los días 22 y 26 de septiembre.

Con estas muertes, el número de personas ejecutadas este año en Iraq llega al menos a 90, según el cómputo de la Agencia France Presse que se basa en informes del Ministerio y de funcionarios.

Las ejecuciones en Iraq, que normalmente se llevan a cabo en la horca, han provocado la condena generalizada de la Unión Europea, Naciones Unidas  y organismos de defensa de los derechos humanos.

“[…] Las autoridades iraquíes han elegido hacer oídos sordos a las repetidas peticiones de no ejecutar a los presos y de no basarse en “[…] confesiones dudosas obtenidas bajo tortura”, afirmó el mes pasado Hassiba Hadj Sahraoui de Amnistía Internacional. “[…] Es difícil de creer que pueda imponerse una pena de muerte después de un juicio extremadamente injusto”.

Navi Pillay, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, afirmó este año que el sistema de justicia penal de Iraq “[…] No está funcionando adecuadamente”, y puso de relieve “[…] las muchas condenas basadas en confesiones obtenidas bajo tortura y malos tratos, así como sistemas y procedimientos judiciales débiles que no están a la altura de las normas internacionales”.

“[…] En esas circunstancias, la aplicación de la pena de muerte es desorbitado ya que no se puede reparar cualquier fallo injusto como consecuencia de la pena capital”, afirmó Pillay.

Texto original en inglés

Nuevas ejecuciones en Iraq

3 abril, 2013

Nota informativa de la CEOSI, 3 de abril de 2013

La CEOSI, junto con Amnistía Internacional y el Centro Internacional por la Justicia en Ginebra, condena las nuevas  ejecuciones en Iraq

 

Según los últimos datos dados a conocer por fuentes bien informadas, el gobierno iraquí ha vuelto a poner en práctica las crueles e inhumanas ejecuciones que han sido firme y rotundamente condenadas por multitud de organizaciones de defensa de la Justicia y los Derechos Humanos, entre ellas Amnistía Internacional y el Centro Internacional por la Justicia en Ginebra en una nota de prensa.

Ayer fueron ejecutados en Iraq cuatro personas: Manaf  Abdulrahim Abdulhamid Issa al-Rawi, Mohammad Nuri Matar Yasin, Ibrahim Abdulqader Ali Antik y Mohammad Jaber Tawfiq Obaid. En el corredor de la muerte se encuentran Safa Ahmad Abul Aziz  Abdullah y Abdulá Azam Salej Musfer al-Qatani, este último de nacionalidad saudí. Sin embargo se teme que pueda haber más personas en espera de su ejecución.

Los ejecutados habían sido sentenciados a muerte en marzo de 2011 acusados de asaltar una tienda de Bagdad en 2009 en la que murieron los dueños. Los acusados confesaron ser miembros Al Qaeda, aunque más tarde pudieron informar a sus abogados de que sus confesiones fueron arrancadas con torturas (abrasiones en genitales, asfixia con bolsas de plástico en la cabeza y brutales palizas), una práctica habitual en las cárceles estadounidenses en Iraq y que se ha convertido en otra criminal herencia de la ocupación.

Por si esto no fuera suficiente, y violando el derecho a un juicio justo, según indicación de los letrados de la defensa, Azan Salej Musfer al-Qatani (ahora en el corredor de la muerte) ‘confesó’ en la cadena televisiva al-Fayha su pertenencia a un grupo armado así como su participación en los asesinatos.

Pese a la petición de moratoria de la pena de muerte realizada por Naciones Unidas, el gobierno iraquí sigue implacable en la aplicación de su macabra política de ejecuciones. Desde el pasado día 14 de marzo, y según el viceministro de Justicia iraquí, 18 acusados de actividades terroristas han sido ejecutados en Iraq. A estos asesinatos hay que sumar los cuatro acaecidos ayer.

Además de estas prácticas bárbaras que suponen la violación del primer y fundamental derecho humano, hay que añadir la probada inexistencia de un sistema judicial en Iraq que pueda ser definido como tal. No hay más que recordar las declaraciones de Maliki en las que manifestaba su malestar contra los abogados que representan a los detenidos : “[…] Sé que muchos abogados, a los que admiro y aplaudo, se mantienen firmes en su rechazo a representar a terroristas, asesinos y criminales, pero me entristece que algunos se presentan ante los tribunales para defender a un asesino o a un criminal, como ocurrió en el caso del tirano de Iraq Saddam Huseín”, afirmó.

En 2012, el número de ejecuciones en Iraq fue de 129, lo que le sitúa entre los tres países del mundo en los que se llevan a cabo un mayor número de ejecuciones. No solo el gobierno iraquí sigue haciendo oídos sordos a las peticiones de la comunidad internacional de detener esas ejecuciones sino que además ha manifestado, a través de Hasan al-Shamari, ministro de Justicia iraquí,  que “[…] El Ministerio seguirá adelante con las ejecuciones para vengar a las familias de las víctimas”, según se puede leer en la página web del Ministerio de Justicia, un ministerio que se sustenta en la venganza, como su máximo representante declara, y no en un sistema de leyes y en la aplicación de las debidas garantías procesales y jurídicas, como debiera ser en esa democracia que afirman estar instaurando esos los mismos que llevan a cabo las ejecuciones.

Por otra parte, la posición de Europa es de la máxima hipocresía. Mientras Catherine Aston, Alta Comisionada de la Unión Europea para Asuntos de Exteriores y Política de Seguridad, llama al cese de la aplicación de la pena de muerte en Iraq (para que pueda acceder al Segundo Protocolo Opcional de la Convención Internacional sobre Derechos Políticos y Civiles) Europa, al mismo tiempo, sigue adelante con el Acuerdo de Asociación y Cooperación Unión Europea-Iraq.

Una nueva víctima mortal por tortura en el Iraq ‘liberado’: un nuevo regalo de Maliki al pueblo iraquí con motivo del Año Nuevo

1 enero, 2013

Great Iraqi Revolution

31 de diciembre de 2012

El detenido Omar Ibrahim Mzaal Al Korwy fue torturado hasta morir durante su interrogatorio en la Oficina contra el Crimen de Baquba (provincia de Dyala).

Al negar ante el juez todas las acusaciones contra él el juez ordenó reabrir la investigación. La seguridad del Estado lo trasladó a la Oficina contra el Crimen en Baquba donde continuaron las torturas y las palizas a manos de los interrogadores para extraer una confesión falsa. Debido a que  Omar se negó a firmar lo que le pedía, siguieron torturándolo con palizas y descargas eléctricas hasta que lo mataron. Dios se apiade de él.

Este es el regalo de Maliki y su seguridad al pueblo de Iraq con motivo del Año Nuevo.

Fuente

 

Las fosas comunes de Maliki

2 noviembre, 2012

Resuelto el mayor secuestro masivo de Iraq. Los funcionarios del Ministerio de Educación Superior desaparecidos tras su arresto por la policía nacional iraquí en noviembre de 2006 acabaron en una fosa común.

Dirk Adriaensens, BRussells Tribunal, 23 Octubre 2012

Traducido para IraqSolidaridad por Nadia Hindi

* Autoridad estadounidense de la ocupación: culpable. Ellos crearon, entrenaron y armaron a la policía nacional y mantenían control sobre el Ministerio del Interior, responsable de las tácticas de los escuadrones de la muerte.

* Gobierno de Nuri al-Maliki: culpable. Actuaron como títeres locales de EEUU. Aplicaron las estrategias de contrainsurgencia de EEUU, protegieron a los secuestradores e impidieron la investigación.

* Órganos de Derechos Humanos de la ONU: culpables por negligencia. Se negaron a nombrar un relator especial de derechos humanos para Iraq. Se negaron a investigar este crimen de lesa humanidad.

El 22 de octubre de 2012, Shafaq, una agencia de noticias iraquí, informa: “[…] Una fuente oficial  desveló el lunes que una fosa común fue encontrada en la zona de Sada, a las afueras de Ciudad Sadr, con los cuerpos de los funcionarios del Departamento de Misiones del Ministerio de Educación Superior e Investigación Científica desaparecidos en 2006”.

“[…] Una fuerza de seguridad encontró 16 cuerpos enterrados en una fosa común en Ciudad Sadr de Bagdad pertenecientes, según ha confesado uno de los detenidos, a los funcionarios del Departamento de Misiones del Ministerio de Educación Superior. Los informes de inteligencia disponibles certifican que los cuerpos corresponden a los funcionarios de dicho departamento secuestrados en 2006 y enterrados en una fosa común. Las autoridades competentes están llevando a cabo pruebas de ADN para confirmar la identidad de los cuerpos e informar a sus familiares”.

Resumen de los acontecimientos

El martes 14 de noviembre de 2006, sicarios paramilitares vestidos en uniformes de la policía nacional iraquí asaltaron un edificio del Ministerio de Educación situado en el barrio de Karrada en Bagdad y arrestaron a 100 empleados de dos departamentos y al rededor de 50 visitantes, de acuerdo con la lista elaborada por el Ministerio de Educación.

El ataque tuvo lugar a plena luz del día a un kilómetro de la Zona Verde en una zona que contiene centros de alta seguridad, entre ellos el departamento encargado de expedir pasaportes. Según un corresponsal de la BBC la zona de Karrada, que ocupa un istmo en el río Tigris, está “[…] bien protegida con una fuerte presencia de tropas iraquíes y varios puestos de control”. La fuerza paramilitar, entre 50 y 100 hombres aproximadamente, llegaron en una flota de unas 20-30 camionetas de camuflaje del tipo empleado por el Ministerio del Interior y establecieron rápidamente un cordón en la zona. Declararon que eran de una unidad de lucha contra la corrupción y que estaban llevando a cabo unas detenciones previstas antes de la visita del embajador de EEUU. Realizaron los arrestos de acuerdo a unas listas y tras confirmar las tarjetas de identidad de los presentes, esposaron a los detenidos, les vendaron los ojos y después les introdujeron en la parte trasera de las camionetas y en dos vehículos más grandes.

Posteriormente salieron con sus vehículos y lograron abrirse paso a través de un tráfico denso sin oposición alguna, a pesar de la supuesta presencia de un vehículo policial. Según algunos testigos, los paramilitares se dirigían a Ciudad Sadr.

El gobierno iraquí se apresuró a declarar que el número de detenidos fue mucho menor (18 guardias, 16 funcionarios y 5 visitantes) y al día siguiente afirmó que todos los detenidos habían sido puestos en libertad después de una serie de redadas policiales muy duras. Varios policías de alto nivel, entre ellos el jefe de la policía del distrito, el comandante de una brigada paramilitar de la policía nacional y otros tres oficiales, fueron detenidos para ser interrogados sobre su posible complicidad. Según un informe, un portavoz del Ministerio del Interior exigió que el directivo del comando policial “[…] asuma su responsabilidad”.

El primer ministro al-Maliki declaró que no se trataba de un caso de terrorismo sino de un conflicto entre milicias, mientras que el ministro de educación insistió en que tantos sunníes como shiíes se encontraban entre los detenidos ilegalmente. Comandantes estadounidenses dijeron que apoyarían todos los esfuerzos para liberar a los detenidos.

El Ministerio de Educación declaró al jueves siguiente que en torno a 70 de los 150 detenidos habían sido puestos en libertad y afirmó que algunos de ellos habían sido torturados (fracturas en manos y piernas), además de que han habido alegaciones de que otros habían sido asesinados.

El viernes 17 de noviembre, Mowaffak Rubiae, asesor de seguridad nacional, dijo que todos los detenidos habían sido puestos en libertad, sin embargo, un portavoz del Ministerio del Interior afirmó que todo el personal del Ministerio de Educación había sido puesto en libertad, aunque algunos de los visitantes seguían desaparecidos.

Uno de los detenidos, cuyo nombre no quiso revelar, afirmó que le habían roto el brazo durante la detención. También describió como tres guardias de seguridad habían sido asfixiados hasta la muerte y los gritos de agonía que escuchó de unos destacados académicos puestos aparte. Según el testigo los gritos cesaron repentinamente.

El testigo también dijo que no le habían liberado como resultado de una serie de redadas policiales tal como aseguró el gobierno iraquí. Sus captores le habían arrastrado a él, junto a los demás, del edificio donde les tenían retenidos, les subieron a las furgonetas de nuevo y les arrojaron en distintos lugares de Bagdad. Su relato fue corroborado por informes anteriores que indican que los captores habían vendado los ojos de los detenidos y les habían dejado en varias partes de Bagdad.

Cinco detenidos más fueron puestos en libertad el viernes. Habían sido torturados.

El sábado 18 de noviembre, el Ministerio de Educación siguió insistiendo que 66 personas más continuaban en paradero desconocido. El portavoz del Ministerio del Interior dijo que todos los detenidos habían sido puestos en libertad y el caso fue cerrado. Fuerzas conjuntas de EEUU e Iraq realizaron una redada en una mezquita de Ciudad Sadr el sábado siguiente. No se encontró a ninguno de los detenidos.

El domingo 19 de noviembre, otros cuatro detenidos fueron puestos en libertad, los cuales informaron  haber visto a un funcionario del ministerio llamado Hamid al-Jouani asesinado.

El lunes 20 de noviembre, una fuerza conjunta de EEUU e Iraq realizaron otra redada en Ciudad  Sadr. No se encontró a ninguno de los detenidos.

El Tribunal de Bruselas emitió un comunicado el 22 de noviembre de 2006: “Llamamiento a tomar acciones necesarias sobre la detención de los funcionarios iraquíes del Ministerio de Educación. El número de asesinatos está aún por determinar, mientras decenas de personas siguen retenidas ilegalmente”

El Tribunal de Bruselas exige respuestas claras tanto de las fuerzas de ocupación como de las autoridades iraquíes y formula a continuación una serie de preguntas pertinentes:

Preguntas sin respuesta

En virtud de la descripción anterior de los acontecimientos extraídos de los principales medios de comunicación (ver referencias al final) y haciendo uso de las declaraciones del gobierno y de los testigos presenciales, es evidente que el ataque contra el Ministerio del Interior se llevó a cabo en una operación militar compleja que requerir recursos específicos de inteligencia, cuidadosa preparación y un amplio entrenamiento. De hecho, cada aspecto de este ataque se ajusta a lo que cabe esperar de una operación conducida por los nuevos comandos paramilitares de la policía nacional con apoyo especializado en contrainsurgencia; armados y entrenados por EEUU, específicamente preparados para llevar a cabo operaciones de acordonamiento y búsqueda de este tipo.

Es imposible creer que ninguna fuerza, excepto las autorizadas oficialmente, puedan realizar este arriesgado asalto a plena luz del día en una de las zonas más seguras de Bagdad. Es igualmente imposible creer que ninguna fuerza, excepto las del Ministerio de Interior, pueda haber reunido una flota de camionetas de camuflaje. La identificación de los paramilitares responsables de esta atrocidad como comandos del Ministerio de Interior está totalmente confirmada por el testimonio de testigos presenciales, el cual específica que al menos algunos de los asaltantes vestían uniformes azules de camuflaje de un tipo muy recientemente introducido en los comandos de la policía nacional, específicamente destinados a prevenir que cualquier otro partido pueda hacerse pasar por comandos de la policía nacional. Los uniformes diseñados con tecnología digital se suministran por EEUU. Un portavoz del ejército de EEUU estaba tan convencido de que los uniformes no se pueden replicar, que afirmó que no era posible que los asaltantes hubieran podido vestir tales uniformes. Por supuesto, él no estuvo en la escena. Las declaraciones de los testigos presenciales contradicen sus palabras.

El hecho de que el ataque fuera realizado por las fuerzas del Ministerio del Interior ha sido, además, confirmado por Ali al-Dabbagh, portavoz del gobierno iraquí, quien aseguró que la detención masiva fue obra de milicianos infiltrados en el Ministerio del Interior.

Dado que el ataque fue llevado a cabo, casi seguro, por comandos de la policía nacional, es de imperativa necesidad que se den respuestas públicas e inmediatas a las siguientes preguntas:

– ¿Qué fuerza de la policía nacional o del Ministerio del Interior llevó a cabo la redada?

– ¿Qué autoridad dio luz verde a la incursión?

– ¿De quién consiguieron las fuerzas del Ministerio de Interior las listas de los nombres utilizadas para seleccionar a los arrestados?

– ¿Dónde estaban los asesores internacionales (Equipos Especiales de Policía de la Transición) quienes integran cada batallón de los comandos de la policía nacional y con los que trabajan diariamente?

– ¿Dónde llevaron los comandos policiales a los detenidos?

– ¿Por qué no se desplegaron inmediatamente medios aéreos de vigilancia para seguir la flota de camionetas a través del denso tráfico de Bagdad? ¿Cuántos de estos medios aéreos estaban operando en la Zona Verde y otras partes de Bagdad en ese momento?

– ¿Quién opera en el centro donde se retuvo a los detenidos?

– Si los detenidos fueron puestos en libertad como resultado de las redadas policiales, ¿por qué no hubo arrestos a gran escala y por qué el único detenido cuya declaración consta en el expediente asegura que no se produjo tal incursión de la policía?

– ¿Cuáles son los nombres de los agentes de policía detenidos para su interrogación?

– ¿Han sido acusados? y en caso afirmativo, ¿de qué se les acusa?

– ¿Por qué el Ministerio del Interior insiste en que el caso ya está cerrado, cuando el ministro de educación ha proporcionado una lista con los nombres de más detenidos, y la posterior liberación de otros detenidos demuestra que está equivocado?

– ¿Por qué el Ministro del Interior insiste en que ninguno de los detenidos murió cuando testigos afirmaron haber ver visto personas brutalmente asesinadas delante de ellos?

– ¿Cómo es que los paramilitares/milicia escuadrones de la muerte pueden operar desde el Ministerio del Interior haciendo pleno uso de los equipos de gobierno suministrados por EEUU, sin conocimiento del equipo internacional de entrenamiento y de los asesores del Ministerio del Interior?

Está absolutamente claro que, ni en este caso ni en cualquiera de los múltiples otros casos igualmente terribles en el que está mostrada la participación del Ministerio del Interior en  asesinatos extrajudiciales, se puede confiar en que el gobierno iraquí lleve a cabo cualquier tipo de investigación.  En el caso del centro de tortura de Jadiriya descubierto en noviembre de 2005, el gobierno aún tiene que hacer públicas todas las conclusiones que se prometieron. También debe tenerse en cuenta que en ese momento los funcionarios de EEUU se comprometieron a redoblar sus esfuerzos en supervisar las instalaciones de detención y las unidades de comandos policiales de Iraq, indicando que se duplicaría el número de instructores. Desde esa promesa, las ejecuciones extrajudiciales a manos de las fuerzas del Ministerio del Interior, en su mayoría dentro de los centros de detención, parecen haber aumentado de forma exponencial.

Del mismo modo, está claro que las autoridades de EEUU en Iraq no tienen interés en llevar a cabo ninguna investigación o en retener a los asesinos.

Por lo tanto, es imperativo que los equipos de investigadores internacionales asuman la tarea con la plena cooperación de las fuerzas británicas y estadounidenses. Manfred Novak, relator de la ONU para la tortura, ha manifestado su voluntad de emprender la misión. Tal misión debe estar inmediatamente respaldada por todos lo que honestamente afirmar tratar de poner fin a la violencia genocida en Iraq, y los que no apoyen dicha misión deben ser considerados cómplices de los crímenes de lesa humanidad.

No pasó nada. Ahora están muertos

Como de costumbre, nada se ha hecho, ni por las autoridades de la ocupación, ni por los organismos oficiales de Derechos Humanos de la ONU ni, desde luego, por las autoridades iraquíes.

El 27 de abril de 2011, un funcionario del gobierno iraquí dijo que éste había establecido un comité para rastrear a miles de iraquíes desaparecidos desde la invasión encabezada por EEUU en 2003. El comité gubernamental está formando por representantes de los Ministerios de Defensa (partido islámico de Da’wa), del Interior (partido Da’wa), de Seguridad Nacional (partido Da’wa), de Salud (bloque de al-Sadr), de Justicia (partido islámico de la Virtud) y de los Derechos Humanos (partido Da’wa), además de los servicios de inteligencia y de las fuerzas antiterroristas.

Muchos de estos ministerios han estado involucrados o están liderando las mismas milicias sospechosas de llevar a cabo la mayor parte de los crímenes, asesinatos extrajudiciales, incitación a  la violencia sectaria, torturas y desapariciones forzosas junto a las fuerzas de ocupación. Por lo tanto, ¿cómo se puede esperar que este comité investigue los crímenes de los que ellos mismos son responsables?

Consejo de Derechos Humanos: es hora de ACTUAR

De modo que finalmente conocemos una parte de la terrible verdad. ¿Va a reaccionar, por fin, el Consejo de Derechos Humanos y va a empezar a investigar los miles y miles de crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de ocupación anglo-estadounidense y sus marionetas en Iraq? ¿Va a cumplir la Corte Penal Internacional con el propósito para el que fue creada: perseguir a los criminales de guerra? ¿Van a investigar el genocidio de EEUU en Iraq? ¿Por favor? ¿Después de más de un millón de muertos y millones de refugiados?

En 2013 se celebrará la conmemoración de los 10 años de ocupación de EEUU. Sería justo si éste y otros casos claros de crímenes contra la humanidad estuvieran en la agenda de los organismos internacionales de derechos humanos. Sería simplemente justo si toda la verdad de esta sucia guerra contrainsurgente fuera revelada.

2013: año de exigir responsabilidad y restaurar justicia para Iraq. ¡HAGAN ALGO! 

Dirk Adriaensens es coordinador de SOS Iraq y miembro del comité ejecutivo de BRussells Tribunal. Entre 1992 y 2003 dirigió varias delegaciones a Iraq para observar los efectos devastadores de las sanciones impuestas por la ONU. Fue miembro del Comité Internacional de  Organización del Tribunal Internacional sobre Iraq (2003-2005). Es también co-coordinador de la Campaña Global Contra el Asesinato de Académicos Iraquíes. Es co-autor de Rendez-Vous in Baghdad, EPO (1994); Cultural Cleansing in Iraq, Pluto Press, Londres (2010); Beyond Educide, Academa Press, Ghent (2012) y colabora regularmente en GlobalResearch, Truthout, The International Journal of Contemporary Iraqi Studies y otros medios de comunicación.  

 

Referencias

Cinco jefes de policías detenidos después de un secuestro masivo

Continuan en paradero desconocido los secuestrados del Ministerio de Educación de Iraq

Se encuentran con vida los rehenes después de una desesperada búsqueda de un grupo de sunníes desaparecidos en un secuestro masivo

Rehenes iraquíes “liberados por la polícia”

Iraq: los secuestrados han sido liberados

Un ministro iraquí afirma que algunos rehenes han sido torturados y asesinados

Torturados los rehenes del Ministerio en Iraq

Detención del líder sunní buscado en Iraq

EEUU advierte a Iraq contra el sectarismo

Las Fuerzas de la Coalición llevan a cabo una redada en Iraq

El derramamiento de sangre mete presión al gobierno de Iraq

La polícia iraquí cambia de formas para frustrar las falsificaciones

Nuevos uniformes para hacer frente a los asesinatos de Irak

Iraq: nuevo esfuerzo para localizar a personas desaparecidas

Iraq: la ONU pide medidas inmediatas para liberar a los trabajadores secuestrados del Ministerio de Educación

Fosa común encontrada en Ciudad Sadr

Texto original publicado el 25 de octubre de 2012 en www.brussellstribunal.org

Más penas de muerte en Iraq

2 septiembre, 2012

Nota informativa de la CEOSI

3 de septiembre de 2012

El gobierno iraquí ha retomado las ejecuciones de condenados a muerte después de que el ajusticiamiento de varios grupos de condenados en los primeros dos meses del año levantase una ola de protestas de las organizaciones de derechos humanos iraquíes e internacionales.

El pasado 27 de agosto, el abogado Badie Aaref Ezzat denunciaba la vuelta a las ejecuciones masivas; ese mismo día fueron ejecutadas 21 personas, entre ellas tres mujeres. Según este abogado “[…] La mayoría de ellos presentaban distintos tipos de marcas por torturas físicas y psicológicas que se documentaron en informes médicos”. Distintas fuentes, entre ellas el propio Badie Aaref o el periódico Al Mustaqbal alertaron de la inminente ejecución de hasta 275 acusados. En un comunicado recogido por el periódico Al Sharq al Awsat el Ministerio de Justicia de Iraq anunciaba el 29 de agosto que “[…] La ejecución de cinco  civiles más condenados por terrorismo, por lo que el total de civiles ejecutados entre ayer y hoy asciende a 26”. Al mismo tiempo negó que se fuese a llevar a cabo la denunciada ejecución masiva de más de 200 condenados. En lo que va de año, contando estas últimas 26 personas ajusticiadas, el número de muertos en la horca en Iraq asciende a 96.

Estas ejecuciones han provocado que la comisión de Derechos Humanos del parlamento iraquí se reuniese para buscar mayores garantías para los condenados, e incluso, según declaraciones del diputado Ashuaq al Yaf, miembro de esta comisión, al diario Al Mustaqbal: “[…] Se está estudiando cómo detener las ejecuciones de forma definitiva y convertirlas en condenas en suspenso”. El propio Ministerio de Derechos Humanos del gobierno iraquí se ha apresurado a defender en un comunicado que Iraq aplica los mismos protocolos internacionales para las ejecuciones que el resto del mundo.

Las denuncias ante estas ejecuciones no se han hecho esperar. En el interior, un comunicado la Asociación de Ulemas Musulmanes en Iraq acusa al gobierno de ejecutar a “[…] detenidos que no han tenido la oportunidad de un juicio justo en el que hayan podido defenderse”. En el exterior Amnistía Internacional también ha publicado un comunicado de condena exigiendo que se ponga fin a las ejecuciones. Christof Heyns, relator especial de naciones Unidas para las ejecuciones extrajudiciales, ha urgido al gobierno iraquí a detener las ejecuciones y revisar los casos de los reos que están en el corredor de la muerte. Heyns defiende que la pena capital solo se puede aplicar en países donde “[…] Se cumplan todos los requerimientos procesales”. Advirtió al gobierno iraquí de que: “Las ejecuciones arbitrarias, incluso cometidas tras una cortina de humo de un proceso legal que carece de legalidad, no es solo una cuestión de preocupación nacional […] Irak debe tener en cuenta que la comunidad internacional se opondrá a esta continúa violación flagrante de la legalidad aplicable a la protección del derecho a la vida”.

Asalto a la prisión de Tayi y agresión a los detenidos

12 junio, 2012

Pulsa Play para escuchar el texto

Descargar audio del texto

Uday al-Zeidy, Baghdad, 10 de junio de 2012

Traducido para IraqSolidaridad por Nadia Hindi

En la noche del ocho de junio una fuerza gubernamental de las milicias de la Zona Verde junto con decenas de reclusos de la prisión de Tayi, irrumpieron en la prisión Tayi 4 en Bagdad, que alberga a los detenidos de las provincias de al-Anbar y Mosul.

Las fuerzas de seguridad atacaron a los presos y los golpearon con porras y barras de hierro. En el momento de escribir este comunicado el ataque ha producido decenas heridos, presos que posteriormente han sido abandonados en sus celdas sin atención médica y privados de agua y electricidad.

Los detenidos han anunciado una huelga de hambre en respuesta a estas prácticas represivas y a su reclusión sin cargos con el fin de llevar sus casos ante la justicia.

El Movimiento Popular para la Salvación de Iraq ha recibido, con la colaboración de algunos guardias nacionales de la prisión, fotografías de detenidos golpeados y torturados.

El movimiento hace difusión de estas imágenes para que lleguen a manos de organización humanitarias y activistas pro derechos humanos. ¡El mundo tiene que conocer los crímenes cometidos por el gobierno iraquí contra estos jóvenes por el simple hecho de ser de una confesión religiosa diferente a las de sus carceleros!

En pocos días, el Movimiento Popular para la Salvación de Iraq llevará a cabo una acción de desobediencia civil frente a la prisión de Taji como indica nuestra declaración nº 101. Esta acción se realizará en solidaridad con las familias de los presos y en condena de estas prácticas bárbaras y cobardes por parte de las fuerzas de al-Maliki. Igualmente, el Movimiento exige la liberación inmediata e incondicional de los presos.

Hacemos un llamamiento general a la adhesión a nuestra protesta en la zona de Taji para exigir la liberación de todos los detenidos.

A continuación se puede leer el texto original en árabe enviado a la CEOSI.

          

             بيان رقم /103                                                              بسم الله الرحمن الرحيم
                                                                                            م/ اقتحام سجن التاجي والاعتداء على نزلائه
في ليلة الثامن من حزيران قامت قوة من مليشيا حكومة المنطقة الخضراء ومعها العشرات من نزلاء سجن التاجي باقتحام سجت ( تاجي 4 ) الذي يحوي على معتقلين من محافظتي الانبار والموصل وقامت هذه القوة بالاعتداء عليهم وضربهم بالهراوات وقضبان الحديد مما ولد العشرات من الجرحى والمصابين ولغاية كتابة هذا البيان لم يقم بإسعافهم احد إضافة إلى قطع الماء والكهرباء عنهم , وقد أعلن المعتقلين إضراب مفتوحا عن الطعام بسبب هذه الممارسات القمعية وعدم إحالتهم إلى القضاء للنظر بقضاياهم , وقد حصل المكتب الإعلامي في الحركة الشعبية لإنقاذ العراق وبالتعاون مع بعض الوطنيين من حراس السجن على صور لمعتقلين تعرضوا للضرب والتعذيب وننشرها كي تصل لأيدي المنضمات الحقوقية والإنسانية ليشاهدوا أي إجرام تتبعه الحكومة بحق شباب لا ذنب لهم إلا كونهم يختلفون مع سجانيهم بالمذهب!!!! وبعد ما تقدم ستقوم الحركة الشعبية خلال الأيام القليلة القادمة باعتصام أمام سجن التاجي كما بينا في بياننا رقم 101 وبالتعاون مع عوائل المعتقلين للتنديد بهذا العمل البربري الجبان الذي قامت به قوات المالكي ومن معهم والمطالبة بإطلاق سراحهم فورا من دون قيد أو شرط ونهيب بالجميع أن يلتحق بنا إلى منطقة التاجي للاحتجاج والمطالبة بإطلاق سراح المعتقلين ومحاسبة المقصرين .
الحركات الموقعة على الخروج في يوم نصرة المعتقل العراقي
حركة التيار القومي العربي ـــ الحركة الشعبية لإنقاذ العراق ـــ تجمع صامدون ـــــ الجبهة الشعبية لإنقاذ كركوك ـــ الرابطة الوطنية لعشائر الجنوب والفرات الأوسط ــــ منظمة العهد للدفاع عن المعتقلين ــــ منظمة طلبة وشباب العراق الحر ــــ حركة احزموا حقائبكم العراقيون قادمون ـــ تجمع شباب ثائرون ــ رابطة الحرة العراقية .
عدي الزيدي
الحركة الشعبية لإنقاذ العراق


Sentencia del Tribunal Kuala Lumpur de crímenes de guerra.

13 mayo, 2012

Tribunal Kuala Lumpur, 11 de mayo de 2012

Traducido para IraqSolidaridad por Paloma Valverde

 

¿Por qué el asesinato de un hombre es considerado un crimen y el asesinato de cientos de miles de personas cometido en una guerra no lo es?
Dr. Mahathir Mohamad

Bush y sus aliados culpables de tortura, ha dictaminado el Tribunal Kuala Lumpur de crímenes de guerra.

El tribunal, compuesto por cinco jueces, ha declarado culpable por unanimidad a George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos, y sus colegas, en la sesión que dio comienzo el lunes en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur (Malasia).

Sobre la acusación de crimen de tortura y crímenes de guerra, el tribunal ha declarado a George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos, y a sus colegas Richard Cheney, ex vicepresidente de Estados Unidos; Donald Rumsfeld, ex secretario de Defensa; Alberto Gonzales, ex consejero del presidente Bush; David Addintong, abogado del vicepresidente, William Haynes II, abogado del secretario de Defensa; Jay Bybee, asesor del Fiscal general y John Chooj, viceasesor del Fiscal general, culpables de crímenes de guerra por comisión de tortura, trato cruel, inhumano y degradante en base a las denuncias por crímenes de guerra realizadas por las víctimas.

Proceso judicial

A principios de semana, el tribunal escuchó los testimonios tres testigos [1]: Abbas Abid, Moazzam Begg y Yamila Hamidi. Todos ellos relataron las horrorosas torturas a las que se enfrentaron durante su encarcelamiento. El tribunal escuchó igualmente otras dos declaraciones juradas, la de Ali Salal, ciudadano iraquí, y la de Ruhel Ahmed, ciudadano británico.

Las declaraciones demostraron que a Abbas Abid, de 48 años e ingeniero jefe del Ministerio de Ciencia y Tecnología, le habían arrancado las uñas con unos alicates. A Alí Shalal le ataron con un alambre electrificado, le colgaron del techo y empezaron a darle descargar eléctricas. A Moazzam Begg le dieron una paliza y le encerraron en una celda de castigo. A Yamila lo desnudaron casi por completo y le vejaron y lo utilizaron como escudo humano mientras lo transportaban en un helicóptero. Todos estos testigos aún presentan restos de las heridas que les fueron infligidas.

Esos testigos fueron arrestados y encarcelados en prisiones de Afganistán (Bagram), Iraq (Abú Ghraib y aeropuerto internacional de Bagdad) y a dos de ellos, Moazzam Begg y Rhuhel Ahmed, los transportaron a Guantánamo.

En el alegato que duró un día, la acusación demostró de manera perfectamente articulada, cómo los máximos responsables, el presidente Bush, el vicepresidente Cheney, el secretario de Defensa Rumsfeld, ayudados y aconsejados por sus consejeros legales y otros altos responsables de la CIA, actuaron todos a una. La tortura ha sido aplicada de manera sistemática y se ha convertido en una norma aceptada.

De acuerdo con la acusación, el testimonio de todos estos testigos demuestra un comportamiento sistemático brutal, bárbaro y cruel contra los testigos. Estos crímenes se cometieron para infligir el mayor dolor y el máximo sufrimiento posible a las víctimas.

Tras el alegato de la Defensa de Amicus Curiae y la subsiguiente respuesta de la acusación, el tribunal por unanimidad sentenció que la acusación había establecido un prima facie case.

Tras horas de deliberación, Tan Sri Dato Lamin bin Haji Mohd Yunus Lamin, presidente del tribunal, dio lectura a la sentencia que recoge que la acusación ha establecido, más allá de cualquier duda razonable, que las personas acusadas, a saber: el ex presidente George Bush y los que conspiraron con él en una red de instrucciones, memorándum, directivas y acciones legales, establecieron un plan y un objetivo común, se unieron en una empresa o conspiración común para cometer el crimen de tortura y de crímenes de guerra, y no solo eso, sino que en relación con la guerra contra el terrorismo y las guerras emprendidas por Estados Unidos y otros países en Afganistán e Iraq se cometieron los siguientes crímenes:

a)      Tortura

b)      Creación, autorización y ejecución de un régimen de trato cruel, inhumano y degradante

c)      Violación de la legalidad internacional

d)      Violación de la Convención contra la tortura de 1984

e)      Violación de la III y IV Convención de Ginebra de 1949

f)       Violación del Artículo 3 común de la Convención de Ginebra de 1949

g)      Violación de la Declaración de Derechos Humanos de la carta de Naciones Unidas

El tribunal considera que la acusación ha establecido, más allá de cualquier duda razonable, que las personas acusadas son, de manera individual y conjunta, culpables de todos los crímenes cometidos en la consecución de su plan y objetivos comunes, de acuerdo con los principios establecidos por el artículo 6 de la Carta del Tribunal Internacional Militar (Carta de Nuremberg), el cual establece inter alia que “[…] los dirigentes, organizadores, instigadores y cómplices que participen en la formulación o ejecución de un plan o de una conspiración común para cometer crímenes de guerra son responsables de todos los actos llevados a cabo por cualquier persona para ejecutar dicho plan.”

Naciones Unidas ha adoptado como costumbre en la legalidad internacional los principios de la Carta de Nuremberg y de la Decisión Nuremberg. El gobierno de Estados Unidos está sujeto a la costumbre de la legalidad internacional, a los principios de la Carta de Nuremberg y a la Decisión Nuremberg.

El tribunal ha considerado que la acusación ha establecido, más allá de cualquier duda razonable, que los letrados acusados que dieron el consejo de que “[…] las Convenciones de Ginebra no eran de aplicación (en relación con los sospechosos de pertenecer a Al Qaeda y a los detenidos talibanes); que no se produjeron hechos susceptibles de denominarse tortura de acuerdo con la definición dada en la Convención sobre la tortura, y que las técnicas de mejora de los interrogatorios (tratamiento cruel inhumano y degradante) se permitían”.

La acusación también ha establecido, más allá de cualquier duda razonable, que los letrados acusados “[…] sabían perfectamente que su consejo legal se utilizaría para actuar, y de hecho así sucedió, y tal consejo legal estableció las bases para la violación de la legalidad internacional, las Convenciones de Ginebra y la Convención sobre la tortura.”

El consejo legal aportado por los abogados acusados fue vinculante para los acusados Bush, Rumsfeld y Cheney, cada uno de los cuales confió en el consejo de sus abogados. Otros, como George Tenet, director de la CIA, y Diane Beaver, responsable de Guantánamo, confiaron en el consejo legal de los abogados acusados. La acusación ha establecido, más allá de cualquier duda razonable, que los letrados acusados son responsables criminalmente de sus actos por participar en una empresa criminal.

El presidente indicó que el tribunal ordena que las reparaciones de guerra sean acordes al daño y a las heridas irreparables, así como al dolor y al sufrimiento denunciado y padecido por las víctimas de crímenes de guerra, y que sean indemnizados como víctimas de crímenes de guerra. Debido a que siempre está en la mente de los miembros de tribunal que esta corte es un tribunal de conciencia sin poder real para hacer cumplir la ley, el tribunal considera que en este caso los testigos son sujetos ex justitia para el pago de las reparaciones por las ocho personas acusadas y sus gobiernos.

El tribunal desea que, equipados con las armas de los hechos demostrados en este juicio, la voluntad de los testigos encuentre, en un futuro próximo, un Estado o una entidad judicial internacional con capacidad y voluntad para ejercer la jurisdicción e implementar el veredicto de este tribunal contra las ocho personas acusadas y sus gobiernos. Las reparaciones que el tribunal ha considerado deben remitirse a la Comisión de crímenes de guerra para facilitar la determinación y el total de las reparaciones que se han de entregar a las víctimas de estos crímenes de guerra.

Recomendaciones del tribunal

El presidente Lamin continuó: “[…] Como tribunal de conciencia, esta corte es absolutamente consciente de que su veredicto es meramente declaratorio en su misma naturaleza. El tribunal no tiene poder de hacerlo cumplir, ni poder de imponer ninguna sentencia de privación de libertad a ninguna de las ocho personas sentenciadas.

Lo que sí puede hacer el tribunal, de acuerdo con el artículo 31 del Capítulo VI, parte 2 de la Carta de Nuremberg es recomendar a la Comisión de crímenes de guerra de Kuala Lumpur que remita los resultados de este tribunal, junto con las grabaciones de todo el proceso judicial al Fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, así como al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El tribunal recomienda además a la Comisión de Crímenes de guerra de Kuala Lumpur, que el nombre de las ocho personas condenadas se incluya en el registro de criminales de guerra de la Comisión para ser debidamente publicado.

El tribunal igualmente recomienda a la Comisión de crímenes de guerra que dé la mayor publicidad internacional a esta sentencia y a las reparaciones, puesto que los crímenes cometidos son universales por lo que es responsabilidad de todas las naciones establecer los mecanismos para encausar a cualquiera de las ocho personas sentenciadas que entren en sus jurisdicciones.

Notas de IraqSolidaridad

1.- Véase en IraqSolidaridad Sesión del Tribunal Kuala Lumpur contra crímenes de guerra: Testimonios de las víctimas, 4 de mayo de 2012.

Texto original en inglés

4 mayo, 2012

Amnistía Internacional, 4 de mayo

Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Nadia Hindi

Cuatro hombres arrestados a lo largo de las pasadas semanas han sido confinados a régimen de incomunicación. A finales de abril, una cadena de televisión local emitió un programa en el que se acusa a los hombres de estar envueltos en delitos de terrorismo. Corren el riesgo de ser sometidos a torturas y malos tratos.

El 20 de marzo, Nabhan Adel Hamdi, ex oficial del ejército iraquí, fue arrestado en Ramadi, 100 kilómetros al oeste de la capital, Bagdad, cuando se encontraba en un vivero agrícola, propiedad de un familiar.

Sobre el 22 de marzo, Muad Muhammad Abed fue arrestado en la escuela primaria Mawarid en Faluya donde trabaja de profesor. Amer Ahmad Kassar, un trabajador en prácticas, fue arrestado en su casa el 3 de abril. Los tres hombres rondan los 30 años de edad.

El 24 de abril, la cadena de televisión de al-Anbar emitió un programa en el que los tres hombres, junto a otros detenidos, fueron acusados de pertenecer a un grupo armado y de estar implicados en delitos de terrorismo. Dicho programa difundió entrevistas que contenían declaraciones auto-incriminatorias de los detenidos. Los familiares que vieron el programa informaron a Amnistía Internacional que los detenidos parecían haber hecho estas declaraciones bajo coacción.

Se cree que Nabhan Adel Hamid., Muad Muhammad Abed, Amer Ahmad Kassar y un cuarto detenido que apareció junto a los anteriores en el programa de televisión, están bajo la custodia de la Dirección de Lucha contra el Crimen en Ramadi. Familiares de los detenidos comunicaron a Amnistía Internacional que ni a ellos ni a los abogados se les permite comunicarse con los detenidos.

En los últimos años, se ha mostrado a cientos de detenidos en los canales de televisión iraquí haciendo ‘confesiones’ y admitiendo su responsabilidad en varios delitos de terrorismo. Generalmente estas ‘confesiones’ son extraídas bajo tortura y otros malos tratos. En base a estas ‘confesiones’ mucha gente ha sido condenada por el Tribunal Central Penal iraquí. En virtud del artículo 14(g) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), en el que Iraq es Estado Parte, nadie debe ser “[…] obligado a declarar contra sí mismo ni a confesarse culpable”.

El Comité de Derechos Humanos, órgano de expertos encargado de supervisar la aplicación en los Estados el protocolol PIDCP, ha declarado que la práctica de la detención incomunicada puede propiciar la tortura y puede en sí violar los artículos 10 y 70 del PIDCP.  Se señala que se deberá interponerse en contra la detención incomunicada como salvaguardia contra la tortura y los malos tratos. El Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Tortura ha declarado que “[…] la tortura se practica con mayor frecuencia durante la incomunicación”,  y ha recomendado delcarar ilegal la detención incomunicada, y que las personas detenidas en régimen de incomunicación deben ser puestas en libertad sin demora.

Texto original en:

http://www.amnesty.org/en/library/asset/MDE14/005/2012/en/90d0dd7f-6c88-4ca0-b623-486d92f1a9d0/mde140052012en.html

 

“Todos somos víctimas de Reino Unido y de Estados Unidos. Han asesinado a nuestro país.”

13 enero, 2012

Declaraciones de Tareq Aziz, cuya vida pende de un hilo

Felicity Arbuthnot
Uruknet, 6 de enero de 2012

Traducido para IraqSolidaridad por Paloma Valverde

    “En Estados Unidos hoy, la Declaración de Independencia está colgada en las paredes de los colegios, pero la política exterior sigue las reglas de Macchiavello”
Howard Zinn (1922-2010)

El 5 de diciembre, el primer día de la Ashura el martirio de Husein, nieto del profeta, en el año 680 a. de C (día de especial celebración para los musulmanes shiíes), Saad al-Muttalibi, irónicamente ministro del Diálogo Nacional y la Reconciliación, anunció en una declaración —que pocos medios de comunicación consideraron que merecía la pena reproducir— otro asesinato inminente. Tareq Aziz, ex ministro de Asuntos Exteriores y Vicepresidente con Sadam Husein, sería ejecutado en cuanto los estadounidenses abandonaran el país.

Las tropas estadounidenses debían haberse marchado el 31 de diciembre, pero se quedarán tropas de forma secreta, como hicieron los británicos cuatro años antes, un 18 de diciembre. Otro acto de barbarie, representativo del ‘nuevo Iraq’, podría producirse de forma inmediata.

El pasado 15 de diciembre en el aeropuerto de Bagdad, se celebró la ceremonia de la salida del ejército estadounidense. En ella, Leon Panetta, secretario de Defensa de Estados Unidos, reconoció que: “[…] Hemos derramado mucha sangre aquí […] para lograr […] hacer un país soberano e independiente y capaz de garantizar su propia seguridad”.

La independencia de este Estado, ahora cliente de Estados Unidos, es un mito tan grande como lo es su seguridad, ya que la ceremonia se produjo con los héroes estadounidenses temblando detrás de los gigantescos muros blindados [de la Zona Verde]. Las sillas reservadas para el primer ministro, para el presidente y para otros mandatarios del gobierno traidor, se quedaron vacías; quizás estaban demasiado ocupados planificando más celebraciones de derramamiento de sangre para después de la salida de Estados Unidos.

Tareq Aziz debería ser el primero de la lista de esta celebración de sangre. El orgulloso patriota, el recuerdo nacionalista del derrocamiento ilegal del anterior gobierno, que, nada más ni nada menos, colocó a Iraq en primer lugar [de la región], invirtió los ingresos provenientes del petróleo en sanidad y educación, en llevar el agua potable a todo el país, en crear infraestructuras modernas y convertir un bello país del tercer mundo en un país casi del primero, por utilizar la terminología paternalista occidental.

El año pasado, Tareq Aziz dio su primera entrevista [1], cuando entonces llevaba siete años encarcelado por los estadounidenses. Su mirada era tan inteligente como siempre al igual que su amor y su pena por su país.

“[…] Aquí ya no hay nada. Nada. Durante treinta años Sadam construyó Iraq y ahora está destruido. Hay más enfermedades que antes, más hambre. La gente no carece de servicios públicos, se cometen asesinatos a diario por decenas, si no por cientos. Todos somos víctimas de Estados Unidos y Reino Unidos. Ellos han asesinado a nuestro país”.

Habló del Iraq anterior a la invasión, un país que se sentía vulnerable frente a Irán, a Estados Unidos y a Reino Unido. Ese sentido de la vulnerabilidad fue lo que llevó durante mucho tiempo a Iraq a no afirmar categóricamente que no tenía armas de destrucción masiva. Contrariamente a quienes amenazaban a Iraq sin estar seguros de si Iraq podría contraatacar, el país era la presa fácil que ha demostrado ser. “[…] Nosotros, los árabes, somos nacionalistas y tenemos que estar orgullosos”, afirma. Aziz sabe hasta dónde puede llegar la hipocresía tanto de Occidente como de Irán.

Antes de la invasión, este perspicaz político y diplomático opinaba que “[…] Lo que Estados Unidos querría no es un cambio de régimen en Iraq, sino en la región”. Los acontecimientos de los últimos años parecen demostrarlo. Aziz resumió magistralmente la razón del gobierno de Bush para la guerra contra Iraq: “Petróleo e Israel”.

Con un primer ministro y otros responsables con estrechos lazos con Israel, Irán y con la mayor embajada estadounidense de la tierra —que representa a los muchos que pretenden seguir ocultando las pruebas de las ilegalidades, las mentiras y la hipocresía contra Iraq— no importa que mientras Occidente celebra la navidad, este hombre indomable, enfermo y débil, encarcelado durante siete años, esté solo contando cuántos días le quedan sobre la tierra.

La terrible sombra de la espantosa muerte de Saddam Hussein en Navidades, justo antes de la llegada del año nuevo occidental, y también la víspera de la gran fiesta musulmana del Eid al Awda, se convierte en terror a medida que pasan las horas.

Aziz es un cristiano que recuerda la naturaleza laica del régimen anterior en un país dividido por las tensiones sectarias. En Iraq, el ‘divide y vencerás’ juega el papel asesino a la perfección. En 2006, la mitad de los cristianos iraquíes habían abandonado el país temiendo por sus vidas [2]. Desde entonces, miles de personas han tenido que abandonar el país.

El año pasado, Aziz estuvo hasta tal punto decaído que sencillamente expresó a su abogado el deseo de que terminara la pesadilla del encarcelamiento, la desolación, la injusticia y la falta de tratamiento médico. Incluso su esperanza, en realidad su valentía al igual que la de los miembros del régimen anterior, juró que nunca abandonaría Iraq y no lo hizo flaqueó [3]. Ahora quiere dedicar los días que le queden a su esposa y a su familia de la que ha sido apartado hace ahora casi nueve años. Este año por primera vez, se le denegó la llamada de navidad a su familia, lo que no presagia nada bueno.

En abril de 2003, Aziz negoció con los invasores estadounidenses la salida de su familia. “[…] Dije a los estadounidenses que si llevaban a mi familia a Amán (en la vecina Jordania), me entregaría para ir a prisión. Mi familia salió en un avión estadounidense y yo fui a la cárcel un jueves. El peso del dolor y de la culpa hacia mi familia no se puede ni imaginar”. Zainab Aziz, la hija de Tareq Aziz afirma: “[…] Mi padre trabajó para su país durante más de veintidós años. Él mismo se entregó al ejército estadounidense (tras la caída de Husein) porque no tenía miedo. No quería equivocarse en nada. Solo trabajó por su país”, y añade: “[…] Han sido muy injustos con él”.

Que sea olvidado o convenientemente olvidado es lo que, ante todo, pretenden los estadounidenses respecto a los juicios de Tareq Aziz. El juez que juzgó a Saddam Hussein fue ‘formado’ por un equipo de asesores legales de la Universidad Notre Dame en South Bend (Indiana), irónicamente una universidad católica.

Como era de esperar, sólo hubo matices políticos. Jimmy Gurule, el catedrático de Derecho que dirigió la formación del juez, trabajó (entre otros puestos relativos al Derecho Público) como asesor en la caza de inversores para la guerra contra el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos [4], que Estados Unidos tuvo la gentileza de relacionar con Iraq.

El 11 de septiembre de 2008, la Universidad Vanderbilt de Nashville, Tennessee, anunció que Raid Juhi, el juez iraquí que juzgó a Saddam Hussein, se uniera al equipo de abogados que crearon el Tribunal especial iraquí, una farsa de tribunal que fue responsable de su linchamiento [5]. “[…] Mike Newton, catedrático de Derecho de Vanderbilt también jugó un papel esencial en la creación del Tribunal que juzgó a Saddam y dirigió la formación de los jueces. A día de hoy sigue siendo asesor del Tribunal.”

La Universidad DePaul de Chicago “[…] Ha diseñado y gestionado la legalidad respecto a los Derechos Humanos y los proyectos de ley en Iraq desde 2003 [6]. El trato terrorífico dado a Saddam o la presuntamente forzada presentación de Tareq Aziz, en pijama, ambos hechos interrumpidos por el juez, son, por otra parte, el máximo al que DePaul puede llegar en asuntos legales”.

Además, DePaul diseñó un ‘Plan estratégico completo para el sistema judicial de Iraq’, unido a la redacción de la nueva Constitución iraquí y los procesos judiciales de los antiguos miembros y afiliados del Partido del Baaz. Mucho para la soberanía de Iraq y para el “que reine la libertad” de George W. Bush [7].

Sabah al-Mujtar, presidente de la Asociación de Abogados Árabes, con sede en Reino Unido, arroja algo de luz con este análisis colonial: “[…] Según las Convenciones de Ginebra y de Viena, las fuerzas ocupantes tienen tanto responsabilidades como limitaciones, ya que existe una obligación de protección a los ciudadanos, a los niños y al medio ambiente. La ley de los territorios ocupados no debe cambiar.” Al considerar a Reino y a Estados Unidos igualmente responsables, argumenta que los ocupantes eran parte de un liderazgo con: “[…] Enorme responsabilidad, que estableció un procedimiento de juicios que no cumplía con los mínimos criterios internacionales”, según las convenciones de Viena y de Ginebra. Además, “[…] Las ejecuciones son la máxima violación de los Derechos Humanos.”

En referencia a la farsa de tribunal creado, al-Mujtar enfatiza que tanto el Vaticano como las Iglesias deben exigir clemencia para ese hombre de 74 años. Aziz, desde luego, visitó al Papa en 2003 para rogarle que interviniera para evitar la invasión y salvar a su país y a su pueblo que llevaba sufriendo terriblemente desde 1991. Al-Mujtar añadió que “[…] Estados Unidos y Reino Unido aún tienen la obligación, y en realidad el poder, de proteger a Tareq Aziz. La propuesta de ejecutar a Tareq Aziz no es más que una venganza en su forma más baja”.

Tareq Aziz es el hombre que, por encima de todo, conoce las mentiras, la hipocresía, que conoce la debilidad de los argumentos, las ilegalidades, los subterfugios, la traición, el saqueo, el robo, los traidores y los grandes negocios preparados para asesinar hasta al último iraquí mientras se oponga a que se apropien del petróleo y a que se establezcan es este país estratégico. De momento, la mayor embajada estadounidense del mundo se parece bastante a una ‘misión cumplida’.

Badi Arif, uno de los abogado que representaba a Tareq Aziz, dijo que hay un motivo político tras la sentencia de muerte de Aziz: “[…] El Sr. Aziz siempre me decía ‘encontrarán la forma de asesinarme y no hay manera de de escapar de eso’.”

Nuri al-Maliki hizo público su humillante servicio a Washington cuando el 12 de diciembre solicitó poder acudir al cementerio de la ciudad militar de Arlington y depositar una corona de flores con el presidente Obama ante el monumento al Soldado Desconocido, para presentar sus respetos al personal de servicio de Estados Unidos que perdió la vida mientras diezmaban el país del que ahora, de momento, él es el primer ministro.

Agradecer los asesinatos, la delincuencia, los asesinatos de niños, los secuestros y el pillaje del invasor es una primicia en la historia. Tras una búsqueda más extensiva no he hallado ningún dato de que Maliki haya visitado a las víctimas o a sus familias desde Faluya a Basora, desde Mosul a Mahmudiya lugar éste último en el que Abir al-Yanabi, de 14 años, fue violada múltiples veces por las tropas estadounidenses, asesinada después y su cuerpo quemado junto con el de toda su familia. Presumiblemente, éstas eran las “líneas no destruidas de los héroes de Obama”, a las que se referiría [Maliki] en otra ceremonia de derrota en Fuerte Bragg.

Si la legalidad no prevalece en el caso no solo de Tareq Aziz y sus compañeros, sino en el de todos aquellos detenidos sin causa, solo por tener diferentes creencias políticas o religiosas, que se enfrentan a un terrible abismo en nombre de la ‘liberación’ occidental esa legalidad unida a los tratados y las convenciones que todos, de forma colectiva, nos hemos comprometido a mantener, Aziz y el resto están condenados.

La legalidad incluye el clamoroso silencio de Naciones Unidas, arropada en sus magníficas torres de marfil de Nueva York y Ginebra; el discurso del secretario general, aparentemente deprimido; los grandes bastiones religiosos; el Vaticano; el Palacio del Arzobispado Rowan Williams Lambeth; Vicent Nicholls, arzobispo católico de Westminster y el personal de su magnífico palacio; Amnistía Internacional; Human Rights Watch; el Departamento de Estado; el Foreing Office británico; la Unión Europea, con sus órganos, que amenazan la vida, y los grandes bastiones del Derecho Internacional. Todos ellos han sabido y reiteradamente se han mantenido en silencio hasta el punto de la complicidad.

Si hablamos de la celebración de los 400 años de la publicación de la Biblia del Rey James, que tuvo lugar el 16 de diciembre de 2001, el primer ministro Cameron afirmó respecto a Reino Unido que: “[…] Somos un país cristiano y no debemos temer el hecho de afirmarlo. La Biblia ha ayudado a los británicos a establecer un sistema de valores y de reglas morales que hacen de Reino Unido lo que es hoy. Valores y reglas morales que mantenemos y defendemos de manera activa. La alternativa de una neutralidad moral no puede ser una opción.”

Para empezar se podrían aplicar ‘los valores y la moral británica’ para apoyar y alejar de la barbarie impuesta por una invasión ilegal —una ‘cruzada’ a favor de la cual votó Cameron— a un hombre cristiano, valiente y débil, y exigir a Estados Unidos que habla de Reino Unido como el ‘aliado indispensable’— que asegure el regreso de Aziz con su familia y que 2012 se inicie con un detenido amnistiado en Iraq. Y esto no debería ser un problema con las 8.000 tropas, los 14 aviones de guerra, los 125 helicópteros y los 28 aviones de combate no tripulados estadounidenses que aún permanecen estacionados en Iraq, especialmente en las bases del Kurdistán iraquí. (La ‘retirada total’ está tan cerca como la foto falsa de George Bush cuando presentándose ante las tropas el Día de Acción de Gracias con un pavo que resultó ser de plástico.)

’La neutralidad moral’ no es, ciertamente, una opción para quien se empeña en asesinar a este ex ministro de Asuntos Exteriores de Iraq.

Notas:
1.- Martin Chulov, “Tariz Aziz: ‘Britain and the US killed Iraq. I wish I was martyred’.” The Guardian, 5 de agosto de 2010. Disponible en ingles en: http://www.guardian.co.uk/world/2010/aug/05/iraq-us-tariq-aziz-iran
2.- Simon Caldwell, “Half of all Christians have fled Iraq since 2003, says Baghdad bishop”, 4 de agosto de 2006. Disponible en inglés en: http://www.christiansofiraq.com/havefled.html
3.- Felicity Arbuthnot, “Victors Justice in Iraq. Tariq Aziz: ‘Ill, Isolated and Abandoned’.” 15 de Julio de 2011. Disponible en inglés en: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=25639
4.- Dennis K. Brown, Notre Dame ReSource: Law professor helped train Saddam’s judge, 30 de junio de 2004. Disponible en inglés en: http://newsinfo.nd.edu/news/7110-notre-dame-resource-law-pro
fessor-helped-train-saddamrsquos-judge/
5.- Vanderbilt News, Banderbilt  University. “Media advisory: Iraqi judge who convicted Sadam Hussein joins U.S. Lawyers who created the Iraqi Special Tribunal”, 11 de septiembre de 2008. Disponible en ingles en: http://news.vanderbilt.edu/2008/09/media-advisory-iraqi-judg
e-who-convicted-saddam-hussein-joins-us-lawyers-who-created- …
6.- International Human Rights Law Institute, DePaul University College of Law. Sección ‘Projects’. Disponible en ingles en: http://www.law.depaul.edu/centers_institutes/ihrli/projects/iraq.asp
7.- The White House, foto de una nota manuscrita que Condoleezza Rice envía a George.W Bush y que reza como sigue: “Sr. presidente: Iraq es soberano. La carta de Bremer ha llegado a las 10:26 de la mañana (hora iraquí). Condi”. La respuesta, que Bush escribe de puño y letra en la misma nota dice: “¡Que reine la libertad!”. Condoleezza Rize asistía a la sesión de apertura de la cumbre de la OTAN, que se celebró el 28 de junio de 2004 en Estambul, Turquía. Disponible en ingles en: http://georgewbush-whitehouse.archives.gov/infocus/elections
/freedomessay/index.html

Fuente: http://www.uruknet.info/?p=84581

FIFTEEN MEN AT IMMINENT RISK OF EXECUTION

3 noviembre, 2011

Amnesty International, 2 November, 2011

Fifteen men sentenced to death in Iraq in June could be executed at any time after 6 November, which marks the Muslim holiday of Eid al-Adha. Their sentences have reportedly now been ratified by the Iraqi presidency. The Prime Minister has the power to grant them clemency.

On 1 November, the Iraqi presidency is reported to have ratified the death sentences imposed on 15 men, including Ibrahim Najm ‘Abboud, Firas Hassan Fleih al-Juburi, Fadhel Ibrahim al-Juburi, Haydar Mut’eb ‘Abdel-Qader, Hikmat Fadhel Ibrahim, Sayyid Hamadi Ahmed and Sofian Jassem Mohammad. The 15 men were sentenced to death on 16 June by the Central Criminal Court of Iraq after “confessions” by several of them were shown on the Iraqi TV channel Al Iraqiya. The 15, said to be members of armed groups in Iraq, were found guilty of murdering dozens of people, including women and children, and the rape of women and girls, including the bride, at a wedding party in a village near al-Taji, north of Baghdad, in June 2006.

The 15 men may not have received a fair trial according to international standards. The televised “confessions” by some of the men may have been obtained through duress.

On 14 June 2011 the Chairman of the Supreme Judicial Council is reported to have said during a press conference that the 15 men “will be executed as soon as their death sentences are ratified by the Presidency.” According to media reports, on 1 November the Iraqi presidency announced that the 15 would be executed after the Muslim holiday of Eid al-Adha. The holiday falls on 6 November this year.

Please write immediately in English or Arabic:
 Calling on the Iraqi authorities not to proceed with the executions of Ibrahim Najm ‘Abboud, Firas Hassan Fleih al-Juburi, Fadhel Ibrahim al-Juburi, Haydar Mut’eb ‘Abdel-Qader, Hikmat Fadhel Ibrahim, Sayyid Hamadi Ahmed, Sofian Jassem Mohammad and the other eight people sentenced;
 Expressing concern that the 15 people may not have received a fair trial according to international standards for fair trial;
 Urging the authorities to declare an imminent moratorium on executions;
 Calling for the commutation of all death sentences of people on death row;
 Insisting that, while recognizing that governments have an obligation to bring to justice those responsible for serious crimes, the death penalty violates the right to life and is the ultimate form of cruel, inhuman and degrading punishment, and should not be applied even for crimes of the greatest magnitude.

PLEASE SEND APPEALS BEFORE 12 NOVEMBER 2011 TO THE IRAQI REPRESENTATION IN YOUR COUNTRY AND ADDRESSED TO:

Prime Minister
Nuri Kamil al-Maliki Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh)
Baghdad,
Iraq
Salutation: Your Excellency

President
Jalal Talabani
Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh) Baghdad,
Iraq
Salutation: Your Excellency

And copies to:
Minister of Human Rights
Mohammad Shayaa al-Sudani
Convention Centre (Qasr al-Ma’aridh) Baghdad,
Iraq
Salutation: Your Excellency

Also send copies to diplomatic representatives accredited to your country. Please insert local diplomatic addresses below:
Name Address 1 Address 2 Address 3 Fax Fax number Email Email address Salutation Salutation

Please check with your section office if sending appeals after the above date. This is the first update of UA 193/11. Further information: http://www.amnesty.org/en/library/info/MDE14/034/2011/en

ADDITIONAL INFORMATION
The 15 men were reportedly detained for several weeks incommunicado, that is without access to their legal representatives or relatives. This increases the risk of detainees being tortured or otherwise ill-treated, including the risk of being coerced into making confessions. In addition, at least some – possibly all – of the men’s families were not informed about the start of the trial, which also raises serious concerns. This prevented them from consulting with the defendants on the appointment of legal representatives of their own choosing, a right guaranteed under international standards for fair trial. Given the grave nature of the charges it is of particular concern that the defendants may not have had adequate legal representation. The trial is said to have lasted only a few days.

Several Iraqi government officials publicly called for the public execution of the 15 men even before the trial had been completed, which jeopardized their right to a fair trial and violates the presumption of innocence, a fundamental principle in criminal law.

Over the years many defendants have been sentenced to death in Iraq on the basis of “confessions” which they made as a result of torture in pre-trial detention, when they were held incommunicado and had no access to lawyers of their choosing. Some have been executed on the basis of such “confessions”.

The death penalty has been used very extensively in Iraq. Hundreds of people have been sentenced to death since the death penalty was reinstated by the Iraqi government in 2004, following a one-year suspension by the then head of the Coalition Provisional Authority (CPA), Paul Bremer. The government gives very little information, such as statistics, about executions. At least 1,000 people are said to be under sentence of death. Amnesty International is opposed to the death penalty in all cases because it is a violation of two fundamental human rights, as laid down in Articles 3 and 5 of the Universal Declaration of Human Rights: the right to life and the right not to be tortured or subjected to any cruel, inhuman or degrading punishment. The organization considers the death penalty to be the ultimate cruel, inhuman and degrading punishment.

Amnesty International has repeatedly condemned human rights abuses by armed groups in Iraq, some of which are war crimes and crimes against humanity, including kidnapping, torture and killing of civilians, and continues to call for those responsible to be brought to justice.

Name: Ibrahim Najm ‘Abboud, Firas Hassan Fleih al-Juburi, Fadhel Ibrahim al-Juburi, Haydar Mut’eb ‘Abdel-Qader, Hikmat Fadhel Ibrahim, Sayyid Hamadi Ahmed, Sofian Jassem Mohammad and eight others
Gender m/f: M

Further information on UA: 193/11 Index: MDE 14/044/2011 Issue Date: 02 November 2011